Nuevos enfoques de la IA (1)

inteligencia-artificial

Crisis de la IA

Para muchos investigadores los programas con inteligencia artificial habían llegado a un callejón sin salida y ahora la posibilidad de que surgiera una inteligencia que pudiera igualar a la humana por medio de un hardware, cada vez más evolucionado, se convertía en una nueva esperanza. La inspiración final la daría Vernor Vinge (matemático y escritor de ciencia ficción) con su enfoque de una (Singularidad tecnológica) de la cual surgiría una nueva fuente de inspiración: la explosión de inteligencia, la que parte de la definición de máquinas capaces de autoprogramarse de forma ilimitada, o sea, una máquina será capaz (partiendo de un programa inicial desarrollado por los humanos) de ella por si misma de construir programas cada vez mejores, la idea consiste en que podrá construir un programa que a su vez construirá otro programa mejor y este a su vez otro mejor, así indefinidamente, hasta igualar la inteligencia humana y luego, nada impide, que siga mejorándose hasta superar a la humana, y lo más interesante es que este proceso no tendría fin.

Tenemos, entonces, que de las ruinas de la IA surgió un optimismo renovado que cogió como bandera, ya no la idea del software sino la del hardware, la de computadoras cada vez más potentes, cuya velocidad sería capaz de procesar más información, teniendo en cuenta que el cerebro no es otra cosas que un procesador de información, estamos asumiendo un enfoque trivial de la conciencia que parte de la metáfora de la computadora (¿Qué es la inteligencia artificial fuerte?), siendo Hans Moravec el mayor defensor de esta idea. Serían las ideas de Hans Moravec, Vernor Vinge y sobre todo las de Kurzweil, las que le darían un nuevo impulso a la IA y se retomaría nuevamente la casi olvidada idea de una Inteligencia Artificial Fuerte.

En el artículo anterior mencionábamos tres de los enfoques de la IA para una  visión tecnologista lo cual llevo a la segunda crisis de la IA, donde decíamos:

Y es que la IA parece irreconciliable si la analizamos a través de sus tres vertientes originales:

  • Estudio de la mente humana (IA fuerte). Enfoque científico, actualmente se habla del desarrollo de una inteligencia artificial general.
  • Sistemas informáticos inteligentes (IA débil). Enfoque socioeconómico, estamos hablando del enfoque pragmático que ha dado a lugar al paradigma basado en datos
  • Sistemas comerciales basados en las técnicas de la IA (IA estrecha). Enfoque técnico-comercial, el cual ha dado origen a diferentes aplicaciones de la IA, tales como los sistemas expertos.

Cada uno de estos tres enfoques niega los progresos del otro, y en algunos casos considera que no tiene nada que ver con la Inteligencia Artificial. Hoy según la inteligencia artificial se ha ido complejizando, han ido surgiendo otros enfoques y nuevas vías para el desarrollo de la IA, de lo cual hablaremos en próximos artículos.

Entonces… Que está sucediendo ahora? Porque la IA y sobre todo las maquinas inteligentes están ocupando las mentes de muchos científicos y filósofos. Cuál es el nuevo enfoque?

¿Hay alguna razón que nos pueda llevar a pensar que será así?

Hoy la maquina supera al campeón del mundo en ajedrez, no sería esto razón suficiente. Sin embargo la maquina no utiliza la misma forma de pensar que el humano, su fuerza se basa en su velocidad de calculo que le permite explorar de forma casi exhaustiva todas las variantes, además, por supuesto, de contar con valoraciones estratégicas, pero lo que la hace invencible es su velocidad para calcular las variantes, lo que se llama algoritmo de fuerza bruta. Pero, esto apoya la tesis que según las maquinas mejoren su hardware obtendrán resultados mejores así, hasta superar a los humanos en todas sus facetas.

¿Será posible que las maquinas sean más inteligentes que los humanos sin tener conciencia de sí misma?

Los programas de ajedrez son una demostración palpable de lo que podría llamarse una inteligencia basada en la fuerza bruta, dado que su método consiste en la velocidad de cálculo, lo cual le permite buscar en grandes espacios y procesar una cantidad enorme de información, velocidad de procesamiento que supera ampliamente la del cerebro humano. Muchos creen que la rapidez creciente en el cálculo de las computadoras, que no parece tener límites, debe conducir al surgimiento de las llamadas máquinas inteligentes, afirmación sustentada en que las computadoras al poder valorar más variantes de un problema, ya sea el juego de ajedrez, un cálculo de ingeniería, un diseño industrial o un diagnóstico mecánico, será capaz de alcanzar soluciones más rápidas y eficientes, relegando la de los humanos a un segundo plano. Este argumento se fundamenta en el auge acelerado que se evidencia en el hardware de las computadoras, mientras subestima el desarrollo del software e ignora las posibilidades del cerebro.

Para muchos es preocupante que los aciertos de la IA surjan de métodos tan simples como búsqueda por fuerza bruta, y que la contribución más importante para el avance de la IA haya sido la Ley de Moore y los aumentos implacables en la velocidad de la computadora,

Máquinas inteligentes

Algunos en lugar de IA prefieren hablar de maquinas inteligentes

Los investigadores de la IA han ido perdiendo interés en la programación de sistemas que emulen con la mente por un hardware cada vez más potentes y se parte del hecho que las máquinas son cada vez más veloces y no se vislumbra ningún límite para que esta velocidad no siga aumentando. Con la obtención de máquinas super veloces, estas podrán efectuar un billón de operaciones por segundos, con lo cual según Moravec estarán en condiciones de alcanzar el nivel de la inteligencia humana. Aun más, teniendo en cuenta que el cerebro humano trabaja a una frecuencia de 100 hertzios o ciclos por segundo y que no se vislumbra una cota que limite la velocidad de procesamiento de la computadora basada en un hardware cada vez más sofisticado, con mayor capacidad de memoria, varios procesadores centrales (la materia gris de la máquina), mayor velocidad de acceso a los periféricos; parece posible, incluso, que la máquina pueda superar al hombre

Vemos que esta idea sigue la tendencia de priorizar el hard sobre el soft y se apoya sobre los siguientes conceptos:

  • La evolución de las máquinas es más rápida que la de los humanos, mientras las máquinas sufren un crecimiento acelerado, la evolución natural de los humanos está prácticamente detenida.
  • La aceleración de las tecnologías se seguirá incrementando hasta llegar a un punto que escapa a las capacidades de los humanos (singularidad tecnológica).
  • Las máquinas se irán auto construyéndose a sí misma cada vez más perfeccionadas, más veloces, con más memoria, dotadas de mejores algoritmos, podrán llegar a convertirse en máquinas super inteligentes que superen a los humanos.
  • La inteligencia de las máquinas dada la complejidad que irán adquiriendo y las conexiones internas (circuitos) o externas (redes) podrá despertar como una entidad auto consciente.

Singularidad tecnológica

Podemos preguntarnos si es posible el surgimiento de una inteligencia superior a la humana, comenzaremos por la definición de Singularidad tecnológica: “Es un acontecimiento futuro en el que se predice que el progreso tecnológico y el cambio social se acelerarán debido al desarrollo de inteligencia sobrehumana, cambiando nuestro entorno de manera tal, que cualquier ser humano anterior a la Singularidad sería incapaz de comprender o predecir”. De lo que se desprende que para que se produzca ese progreso tecnológico acelerado que se nos escapa de las manos y somos incapaces de predecir una vez que se desencadeno, es el surgimiento de una inteligencia superior a la humana.

El ideal siempre ha sido que la ciencia sustituya a la religión, persiguiendo con ello que se alcance una interpretación objetiva de la vida y se acepte solo lo que es verificable, pero un nuevo enfoque ha estado surgiendo recientemente y es el deseo que la ciencia y la tecnología, no solo sustituyan a la religión, sino que también ofrezcan una nueva dimensión de la eternidad y de un paraíso tecnológico (enfoque tecno-religioso)

Siguiendo a Vinge, el primero en usar el término singularidad tecnológica, esta inteligencia artificial superior a la humana se puede lograr por cuatro vías: superinteligencia artificial (cuando las máquinas se hacen más inteligentes que los humanos), superinteligencia hibrida (cuando los humanos y las máquinas se funden en un Cyborg), superinteligencia global (cuando humanos y máquinas por medios de internet interactúan y crean una inteligencia colectiva o cerebro global) y la superinteligencia biológica (donde se mejora la inteligencia a través de la manipulación genética). Siendo la superinteligencia artificial la más defendida por los teóricos de la singularidad.

Aunque la superinteligencia artificial parecía la más lejana de las cuatro dado el estado del arte de las investigaciones en inteligencia artificial y el sueño de una inteligencia artificial parecía abandonado, los denodados esfuerzos de RayKurzweil, la han puesto de nuevo de moda y prueba de ello son la creación de la Universidad de la Singularidad por el propio Kurzweil y su ingreso en Google como directivo para el desarrollo de la IA. Ya el hecho de que Google se haya tomado en serio las ideas de Kurzweil, demuestra que la transnacional está convencida de la posibilidad de alcanzar una superinteligencia artificial y por lo tanto la aceptación del surgimiento de una singularidad tecnológica y el ideal de una inteligencia artificial capaz de autoprogramarse, de aprender por sí misma y en un futuro ser autoconsciente.

La singularidad tecnológica se sostiene sobre la idea del surgimiento de una superinteligencia artificial que provoca una explosión de inteligencia, esto significa que una vez que surja una inteligencia artificial (IA) superior a la humana esta será capaz de construir IAs cada vez más inteligentes, produciéndose un crecimiento exponencial de inteligencia (aceleración tecnológica), por lo que, la IA se convertirá en el motor impulsor de la singularidad y con ello de alcanzar una poshumanidad de forma directa, sin la transición transhumanista. La idea de Kurzweil es acelerar a las tecnologías para alcanzar cuanto antes la poshumanidad (reconstrucción del humano).

Como les decía estamos ante un nuevo enfoque de carácter tecno-religioso, donde las tecnologías son capaces de resolver todos los problemas que los humanos durante años no han podido resolver

La explosión de inteligencia

Lo anterior ha ido conduciendo a un nuevo enfoque de la IA, lo cual ha divido a los investigadores de IA en dos grupos, los que defienden la explosión de la inteligencia (cuando las máquinas superan e igualan al humano) por medio del software (los programas) y los que creen en la velocidad del hardware. Y ante la dificultad que han venido desarrollando la programación de una IA tanto desde el paradigma simbolista como el conexionista, muchos investigadores se inclinan por la velocidad del hardware, y con ello la idea de construir máquinas cada vez más potentes y que en un futuro próximo (después del 2020) serán capaces de igualar la velocidad de procesamiento de información del cerebro, basándose en la inteligencia artificial fuerte. En realidad, el proyecto de crear una superinteligencia consiste en que una vez que las máquinas alcancen la inteligencia humana, ellas sean capaces de construirse a sí mismas cada vez mejores

Hoy seguimos lanzando falsas expectativas sobre el futuro de la IA y las tecno-utopías alcanzan niveles insospechados, por otra parte seguimos sin tener una visión clara de las diferentes líneas que se desarrollan en la IA y confundimos las aplicaciones y su especialización, con técnicas y herramientas que buscan un propósito general y sobre todo la extrapolación en el ser humano sigue siendo insuficiente y se tiende a simplificar las funciones tanto de la mente como el cerebro desde un reduccionismo siguiendo el pensamiento mecanicista actual. Sin embargo son muchos los científicos de renombre que se han adherido a esta hipótesis entre ellos: Vernor Vinge, RayKurzweil, Hans Moravec, Marvin Minsky, entre otros. También instituciones como IBM, Intel, etc., trabajan en proyectos relacionados con el tema y otros se mantienen muy atentos de lo que sucede como Microsoft y Sun por solo citar dos nombres, lo que nos hace pensar que no todo es fantasía.

Acerca de Alejandro Madruga

Licenciado en Cibernética Matematica. Trabajo el tema de la Inteligencia Artificial desde 1986. He publicado articulos y ensayos sobre la Cibernetica y las tendencias tecnologicas. También he publicados narraciones de ciencia ficción
Esta entrada fue publicada en Inteligencia Artificial y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s