Podemos escoger nuestro futuro. Bioconservadores vs transhumanistas

transhumanismo

Problema bio-médico

Presenta el siguiente dilema planteado por Potter, ¿cuándo no aplicar toda la tecnología disponible?

La discusión sobre el postulado tecnológico nos lleva a uno de los problemas centrales de la bioética moderna, que radica en las consecuencias de la aplicación de la tecnología sobre el ser humano. Y nos obliga a retomar la pregunta formulada por Potter: ¿Cuándo no aplicar toda la tecnología disponible? Incluso podemos aceptar el postulado tecnológico y no estar de acuerdo con aplicar toda la tecnología disponible sobre el ser humano. Por lo que, la aceptación del postulado tecnológico, en muchas de sus proyección futuras, no necesariamente nos lleva a compartir la visión  transhumanistas sobre el futuro humano.

En el libro “Inteligencia artificial, el futuro del hombre”. En el último capítulo se realiza un análisis sobre el enfrentamiento entre bioconservadores y transhumanismo aquí lo transcribimos con algunos arreglos.

El uso de las tecnologías para el mejoramiento humano, nos conduce al siguiente enfrentamiento: conservar la naturaleza humana vs transformar la naturaleza humana.

–       Preservar los atributos individuales que definen al ser humano y respetar la vida teniendo en cuenta las consecuencias globales. Conservar al individuo como especie y su evolución natural (posición bioconservadora)

–       Potenciar los atributos individuales por medio de las tecnologías y manipular la vida con el fin de mejorarla. Transformar al individuo como especie y alcanzar una nueva forma de evolución artificial (posición transhumanista).

Podemos estar ajenos al problema pero es innegable que se está gestando un enfrentamiento (algunos lo nombran bio-político) entre  las diferentes alas del transhumanismo (más radicales y menos radicales) y las diferentes posiciones del bioconservadurismo (también, más o menos radicales).

En el sitio Web del Instituto para la Ética y las Tecnologías Emergentes (IEET, en ingles), James Hughes, realiza una comparación entre las posiciones transhumanistas y bioconservadores, desde su enfoque transhumanista, al que llama enfrentamiento bio-político, el cual se reduce al enfrentamiento entre transhumanistas liberales y democráticos de una parte, y de la otra los biconservadores y los bioluditas; aquí introducimos dos nuevos contendientes: los transhumaistas singularistas y los bioconservadores progresistas.

En esta clasificación quedan fuera muchos centros de investigación, instituciones y grupos dedicados al futuro de la humanidad como: Future of Life Institute (FLI), Future of Humanity Institute (FHI), Center for the Study for Existential Risk (CSER), entre otros.

Bioconservadores vs Transhumanistas

  • Bioludismo / Bioconservadores luditas – Posthumanismo / Transhumanos singularistas
  • Biconservadurismo / Bioconservadores sociales – Transhumanismo / Transhumanos liberales
  • Bioprogresismo / Bioconsevadores progresitas – Tecnoprogresismo / Transhumanos democrático

Libertad individual

1.-Bioludismo: Prohibir la aplicación de las tecnologías en el ser humano. El ser humano es intocable debido a su condición espiritual (condición religiosa). Se limita la libertada individual para todos los casos

2.-Bioconservadurismo: No siempre se puede aplicar todo el potencial en el ser humano, debido a los riesgos y a las implicaciones sociales (condición social). Se limita la libertad individual en la selección germinal y en biotecnología, pero no en el sexo y el aborto

3.-Bioprogresismo: Se somete a la decisión individual no solo al mejoramiento biológico, por las tecnologías, o al desarrollo social, de unos pocos; sino, también, al crecimiento espiritual y a la evolución humana (humano pleno). Desde el contexto actual de poder, no se puede decir que es lo mejor para toda la humanidad, sin excepción, ni tomar las decisiones que le tocan a las próximas generaciones.

4.-Posthumanismo: La aplicación de la tecnología siempre es buena. Se debe aplicar todo el potencial de las tecnologías sobre el ser humano en aras del progreso

Reproducir al humano, recargar la mente en un entorno artificial: en la nube, en un robot, reproducir el cerebro, etc.

5.-Transhumanismo: El individuo es libre de elegir su propio futuro y nada puede impedir que se transforme por medio de las tecnologías. Vence la condición social. La libertad individual está por encima de la condición social.

Fusión entre humanos y tecnologías, el ciborg: prótesis, implantes.

6.-Tecnoprogresismo: El humano es un ser con limitaciones, propenso al sufrimiento y por medio de las tecnologías puede y debe mejorar su condición.

El humano mejorado por medio de la tecnología como la ingeniería genética.

 

En resumen

Transhumanistas: Cada cual es libre de aplicar las tecnologías de mejoras sobre si (Autonomía).

Bioconservadores: No se deben aplicar las tecnologías de mejora, ya que perderemos nuestra condición humana (Presupuestos antropológicos).

En realidad los transhumanistas parten de su “comprensión” de lo que es humano y de sus expectativas de lo que sería un humano mejor y definen su propia cosmovisión sobre el futuro y como sujetos inmersos en su ideal conforman su propia interpretación del futuro del hombre, ignorando las necesidades humanas de los menos favorecidos (como decía Potter) e incluso a las generaciones que están por venir. Esto se debe a que la ideología transhumanista cree que todos los problemas sociales se van a resolver mejorando al humano desde afuera, por medio de la tecnología, lo cual es característico en su visión tecno-individual que pone a las relaciones sociales (basadas en el tener) en función de los intereses individuales y por otra parte minimiza al ser y lo convierte en dependiente o sumiso a las fuerzas externas. Hoy la tecnología se ha convertido en la nueva fuerza alienante.

Por otra parte, la ideología transhumanista con sus promesas tecnologistas, podrían acomodar al ser humano a esperarlo todo desde afuera y a no querer superarse a sí mismo ni a desarrollar sus propias fuerzas, se convertirán en seres dependientes de las tecnologías y dejaran de perfeccionarse espiritualmente (habrán perdido la necesidad de superar sus limitaciones por sí mismo), cuando estamos seguros que el ser humano, aún, no ha desarrollado todo su potencial.

Imagen: 24 Transhumanismo

 

Inteligencia artificial distribuida (final)

Sistemas multiagentes

Son entornos poblados con mas de un agente inteligente donde cada uno de ellos es capaz de tomar sus propias decisiones para alcanzar sus objetivos. Lo que implica tener en cuenta el nivel de cooperación y coordinación entre los distintos agentes y las vías de comunicación.

Descomposición de tareas.

Uno de los problemas de la IAD es como representar los problemas ya que la descomposición de los mismos depende en gran medida de su formulación. La descripción debe incluir la información sobre las características y atributos del problema así como del dominio y del entorno del problema. Una vez dada la descripción de una tarea, la descomposición de una tarea y asignación de subtareas a múltiples agentes se debe tener en cuenta que los agentes tengan capacidad para llevarla a cabo y disponibilidad de recursos.

Las técnicas más empleadas para realizar una descomposición automática de las tareas por parte de los agentes son:
• Tareas inherentes descomponibles: la propia descripción de la tarea incluye su descomposición.
• Descomposición por el programador: esto es muy común en los SCPD
• Planificación jerárquica: es uno de los sistemas más empleados para descomponer de forma automática. Las tareas se definen en forma de planes que satisfacen unos objetivos y da lugar a arboles Y/O. Un plan contiene subplanes.
• Agregación de subtareas: enfoque ascendente en vez del enfoque descendente en la descomposición.

Inteligencia artificial distribuida (2)

Sistemas basados en la cooperación

La cooperación se basa en que ningún agente tiene la información (experticia, recursos, etc.) para resolver completamente el problema. Donde el concepto de agente es demasiado amplio y por él puede entenderse lo mismo un grupo sistemas de expertos, un grupo de nodos de procesos, un grupo de actores o como fuentes de conocimientos.

En el sentido mas general, son sistemas que participan activamente en la coordinación de actividades. Y se persigue la interacción de hombres y máquinas como agentes inteligentes dentro de un sistema para conformar una entidad inteligente que permita enfrentar los problemas. Se sustituye la estructura jerárquica por una heterarquica donde el más capaz recibe el control.

Estos sistemas se utilizan conectados en red y su objetivo no es solo compartir recursos o base de datos (modo pasivo), sino también compartir conocimientos (modo activo).

Trabajo en RED
Pasivos: comparten recursos (textos, datos, periféricos)
Activos: comparten conocimientos (decisiones)

Modo activo: Los conocimientos no son la BC de un experto sino la modulación conceptual de los procedimientos de cooperación hombre máquina para que el sistema monitoree la actuación de los agentes (humanos o máquinas) y pueda resolver cierto tipos de problemas.

Desde que se implanta una red se está desarrollando un sistema de trabajo cooperativo pasivo cuyo objeto es compartir recursos y la interacción hombre máquina consiste en compartir el software por varios usuarios a la vez, lo cual permite una interacción directa de forma remota, varias personas pueden trabajar sobre un mismo documento o BD, pero el sistema como tal no actúa en el proceso, no facilita el trabajo de las personas que intervienen.

El diseño de un entorno para trabajo cooperativo se ha de basar en el conjunto de “procedimientos” que la organización acepta como válidos para lograr sus objetivos.

Procedimientos de cooperación: “conjunto de reglas del juego”, que integran el aporte de cada uno de los integrantes y refleja los puntos de cooperación hombre-máquina. Se formulan los criterios con los que el grupo está dispuesto a colaborar. En el modo activo es el sistema quien facilita la comunicación de datos y textos (red pasiva), toma “conciencia” de la estructura del problema a resolver y participa en su resolución, por ejemplo, evaluando el estado de resolución en curso, analizando las diferencias entre el plan de actuación previsto y el real o decidiendo que las aportaciones o respuestas de los agentes humanos son admisibles o no.

La solución cooperativa para problemas distribuidos (SCPD): se basa en el estudio de como un grupo de solucionadores de problemas (agentes o nodos) desacoplados y descentralizados pueden trabajar conjuntamente para resolver problemas, con capacidades superiores a aquellas que puede enfrentar cualquier agente (o nodo de una red) conforme a sus capacidades individuales. Los agentes o nodos son capaces de solucionar problemas sofisticados y pueden trabajar independientes, sin embargo no pueden formar una solución global del problema, si no existe una cooperación entre ellos.

En este caso los agentes son nodos de un proceso o de una red. Los mismos tendrán una posición definida dentro de ese proceso (su participación) y estarán conectados, interactuando, con los demás agentes. Cada agente es capaz de resolver tareas locales propias de su experticia

Los SCPD tienen la ventaja que los agentes pueden trabajar en paralelo
Incrementar la variedad de soluciones. Cada agente puede proponer varias soluciones independientes, las cuales podrían ser analizadas (combinadas) por otros agentes.

Los agentes pueden servir de críticos a las propuestas de otros agentes, o tener otro punto de vista a la hora de compatibilizar los criterios basados en su pericia sobre el tema donde converge la pericia del otro (temas que se solapan).

Agentes:
Segmentos de programas
Computadoras en RED
Expertos

En general la IAD. Se basa en la distribución de datos y conocimientos para llegar a una solución de problemas de forma que los distintos agentes sean identificados como resolvedores locales de problemas. Lo cual tiene las siguientes ventajas:

1) Como resolver iteraciones entre los problemas a ser resueltos por los diferentes agentes.
2) Como controlar las actividades entre los agentes para explotar el paralelismo.
3) Como integrar los resultados parciales para obtener un resultado global final.

Muchos problemas son esencialmente distribuidos. El conocimiento necesario para resolver un problema puede estar distribuido en varios sitios, por lo que tendríamos que un agente individual podría resolver el problema pero requeriría demasiado tiempo y se asumirían demasiados riesgos en cuanto a fiabilidad al concentrar toda la responsabilidad en ese agente. Por lo que la resolución distribuida de problemas puede ser la solución a estos casos.

La resolución distribuida de problemas requiere de tres fases:

1) División del problema en subproblemas.
– Requiere además la asignación de subproblemas a agentes específicos.

2) Resolución de los subproblemas.
– Los agentes pueden funcionar independientemente o bien compartir tareas o resultados.

3) Combinación de las soluciones.
– Al igual que en la fase de división, es necesario establecer de quien es la responsabilidad en esta fase y si se requiere un agente de coordinación.

La resolución distribuida de problemas en sistemas multiagentes solo es apropiada cuando los agentes tienen capacidades de comunicación sobre las que pueden establecerse estrategias de cooperación y negociación.