Podemos escoger nuestro futuro. Bioconservadores vs transhumanistas

transhumanismo

Problema bio-médico

Presenta el siguiente dilema planteado por Potter, ¿cuándo no aplicar toda la tecnología disponible?

La discusión sobre el postulado tecnológico nos lleva a uno de los problemas centrales de la bioética moderna, que radica en las consecuencias de la aplicación de la tecnología sobre el ser humano. Y nos obliga a retomar la pregunta formulada por Potter: ¿Cuándo no aplicar toda la tecnología disponible? Incluso podemos aceptar el postulado tecnológico y no estar de acuerdo con aplicar toda la tecnología disponible sobre el ser humano. Por lo que, la aceptación del postulado tecnológico, en muchas de sus proyección futuras, no necesariamente nos lleva a compartir la visión  transhumanistas sobre el futuro humano.

En el libro “Inteligencia artificial, el futuro del hombre”. En el último capítulo se realiza un análisis sobre el enfrentamiento entre bioconservadores y transhumanismo aquí lo transcribimos con algunos arreglos.

El uso de las tecnologías para el mejoramiento humano, nos conduce al siguiente enfrentamiento: conservar la naturaleza humana vs transformar la naturaleza humana.

–       Preservar los atributos individuales que definen al ser humano y respetar la vida teniendo en cuenta las consecuencias globales. Conservar al individuo como especie y su evolución natural (posición bioconservadora)

–       Potenciar los atributos individuales por medio de las tecnologías y manipular la vida con el fin de mejorarla. Transformar al individuo como especie y alcanzar una nueva forma de evolución artificial (posición transhumanista).

Podemos estar ajenos al problema pero es innegable que se está gestando un enfrentamiento (algunos lo nombran bio-político) entre  las diferentes alas del transhumanismo (más radicales y menos radicales) y las diferentes posiciones del bioconservadurismo (también, más o menos radicales).

En el sitio Web del Instituto para la Ética y las Tecnologías Emergentes (IEET, en ingles), James Hughes, realiza una comparación entre las posiciones transhumanistas y bioconservadores, desde su enfoque transhumanista, al que llama enfrentamiento bio-político, el cual se reduce al enfrentamiento entre transhumanistas liberales y democráticos de una parte, y de la otra los biconservadores y los bioluditas; aquí introducimos dos nuevos contendientes: los transhumaistas singularistas y los bioconservadores progresistas.

En esta clasificación quedan fuera muchos centros de investigación, instituciones y grupos dedicados al futuro de la humanidad como: Future of Life Institute (FLI), Future of Humanity Institute (FHI), Center for the Study for Existential Risk (CSER), entre otros.

Bioconservadores vs Transhumanistas

  • Bioludismo / Bioconservadores luditas – Posthumanismo / Transhumanos singularistas
  • Biconservadurismo / Bioconservadores sociales – Transhumanismo / Transhumanos liberales
  • Bioprogresismo / Bioconsevadores progresitas – Tecnoprogresismo / Transhumanos democrático

Libertad individual

1.-Bioludismo: Prohibir la aplicación de las tecnologías en el ser humano. El ser humano es intocable debido a su condición espiritual (condición religiosa). Se limita la libertada individual para todos los casos

2.-Bioconservadurismo: No siempre se puede aplicar todo el potencial en el ser humano, debido a los riesgos y a las implicaciones sociales (condición social). Se limita la libertad individual en la selección germinal y en biotecnología, pero no en el sexo y el aborto

3.-Bioprogresismo: Se somete a la decisión individual no solo al mejoramiento biológico, por las tecnologías, o al desarrollo social, de unos pocos; sino, también, al crecimiento espiritual y a la evolución humana (humano pleno). Desde el contexto actual de poder, no se puede decir que es lo mejor para toda la humanidad, sin excepción, ni tomar las decisiones que le tocan a las próximas generaciones.

4.-Posthumanismo: La aplicación de la tecnología siempre es buena. Se debe aplicar todo el potencial de las tecnologías sobre el ser humano en aras del progreso

Reproducir al humano, recargar la mente en un entorno artificial: en la nube, en un robot, reproducir el cerebro, etc.

5.-Transhumanismo: El individuo es libre de elegir su propio futuro y nada puede impedir que se transforme por medio de las tecnologías. Vence la condición social. La libertad individual está por encima de la condición social.

Fusión entre humanos y tecnologías, el ciborg: prótesis, implantes.

6.-Tecnoprogresismo: El humano es un ser con limitaciones, propenso al sufrimiento y por medio de las tecnologías puede y debe mejorar su condición.

El humano mejorado por medio de la tecnología como la ingeniería genética.

 

En resumen

Transhumanistas: Cada cual es libre de aplicar las tecnologías de mejoras sobre si (Autonomía).

Bioconservadores: No se deben aplicar las tecnologías de mejora, ya que perderemos nuestra condición humana (Presupuestos antropológicos).

En realidad los transhumanistas parten de su “comprensión” de lo que es humano y de sus expectativas de lo que sería un humano mejor y definen su propia cosmovisión sobre el futuro y como sujetos inmersos en su ideal conforman su propia interpretación del futuro del hombre, ignorando las necesidades humanas de los menos favorecidos (como decía Potter) e incluso a las generaciones que están por venir. Esto se debe a que la ideología transhumanista cree que todos los problemas sociales se van a resolver mejorando al humano desde afuera, por medio de la tecnología, lo cual es característico en su visión tecno-individual que pone a las relaciones sociales (basadas en el tener) en función de los intereses individuales y por otra parte minimiza al ser y lo convierte en dependiente o sumiso a las fuerzas externas. Hoy la tecnología se ha convertido en la nueva fuerza alienante.

Por otra parte, la ideología transhumanista con sus promesas tecnologistas, podrían acomodar al ser humano a esperarlo todo desde afuera y a no querer superarse a sí mismo ni a desarrollar sus propias fuerzas, se convertirán en seres dependientes de las tecnologías y dejaran de perfeccionarse espiritualmente (habrán perdido la necesidad de superar sus limitaciones por sí mismo), cuando estamos seguros que el ser humano, aún, no ha desarrollado todo su potencial.

Imagen: 24 Transhumanismo

 

Cerebro global: ¿Que es?

Después de la crisis del paradigma simbolista dentro de la Inteligencia Artificial; un nuevo paradigma comenzó a establecerse: el conexionista, basado en pequeños programas no inteligentes (al menos no poseían todo el conocimiento) y que al integrarse a otros programas lograban alcanzar una inteligencia o un conocimiento mas acabado y darle solución a problemas complejos. Lo cual a dado lugar a diferentes campos de investigación como los agentes inteligentes, las redes neuronales, los algoritmos genéticos, por solo citar algunos de los más influyentes. Este nueva paradigma lleva a un nuevo concepto: la inteligencia colectiva donde muchas inteligencias conectadas o interactuando entre si, ya sean neuronas, personas, empresas o cualquier otro organismo, pueden alcanzar una superinteligencia, a la que muchos científicos le han llamado el cerebro global.

Algo de historia
Ya en el siglo XIX, Herbert Spencer escribió un libro “Los principios de la sociología”, en el cual proponía la idea de que la sociedad se asemeja a un organismo. El biólogo Vladimir Vernadsky creo la palabra noosfera para referirse a la red de pensamientos, información y comunicación que engloba el planeta y ya en 1995 el teólogo Pierre Tahilard de Chardin popularizo la palabra noosfera en su libro “El fenómeno humano”. Sin embargo no fue hasta 1983 que aprecio el termino cerebro global, utilizado por Peter Russell en su libro “Cerebro global”.

Porque la Web.
Si pensamos en el cerebro estamos haciendo referencia a un organismo o sistema (el cerebro) que va ha estar compuesto por muchos organismos más pequeños (las neuronas) que se conectan entre si para lograr una inteligencia. La idea consiste en extrapolar el cerebro a la Web (la Web vista como un organismo) que esta compuesta por muchos enlaces (link) entre paginas Web. Hoy la Web funciona como un sistema caótico, donde la información esta desordenada y encontrar información es una tarea nada fácil. Veamos los problemas actuales de la Web,

1. Todavía sigue siendo una enorme base de datos esencialmente plana y minimamente organizada.
2. La red es la misma para cada individuo, y no atiende a las necesidades particulares o a las propuestas individuales de los usuarios.
3. Tampoco es capaz de aprender de los recorridos seguidos por cada uno de ellos, los contenidos no están relacionados y las maquinas no entienden los datos que almacenan.
4. Todavía no se cuenta con un mecanismo que filtre la información y ofrezca pistas de cuando la información es verídica o falsa de cuando es útil o inútil para cada usuario.

Todos estos problemas podrían ser resuelto por una Web inteligentes (algunos le llaman así) o cerebro global. Proyecto en el que trabajan Francis Heylighen y John Bollen son dos de los científicos mas destacados en la creación del cerebro global ambos trabajan en el proyecto Web Principia Cibernética donde se simula el funcionamiento de un cerebro global en Internet

Los componentes:

Hipervínculos de acuerdo al peso que se le de a las paginas mas consultadas.
Este cerebro es capaz de crear nuevos hipervínculos que se activan cuando el usuario desarrolla un nuevo itinerario en su búsqueda de modo que los enlaces se actualizan o se destruyen de manera automática en función de su uso. El aprendizaje sigue la regla de Hebb: si dos neuronas se activan de manera sucesiva aumenta el poder de su conexión y esto mismo es lo que aplican a la web, si dos paginas son consultadas por el mismo usuario en un breve intervalo de tiempo, el hipervínculo existente entre ellas alcanzara un peso más importante o da origen a un nuevo enlace, a su vez los enlaces que no son consultados pueden ser eliminados. Al igual que el cerebro humano es capaz de crear conexiones nuevas en función de su uso.

Smart cookies: cookies inteligentes que permiten crear la ruta de navegación del usuario.
Las cookies inteligentes son pequeñas bases de datos que registran la información sobre el usuario y su computadora además de almacenar las rutas de dicho usuario por Internet. Cuando el usuario se conecta al servidor es capaz es capaz de reconocerlo y de recomendarle páginas que le pueden ser de interés, así como de ajustar los hipervínculos y de revisarlos automáticamente. En definitiva, busca atajos.

Agentes inteligentes: son lo que interactúan con la fuente de información.
Se necesita de un programa que acceda a las bases de datos creadas por las cookies para recoger la información y esta es tarea de los agentes inteligentes, que son los pequeños programas que interactúan no solo con la información contenido en las cookies sino también entre ellos creando un conocimiento distribuido que, a su vez, debe ser capaz de simular el funcionamiento de las neuronas en el cerebro y asociar los conceptos y entenderlos. En el caso de Internet debe ser capaz de entender el contenido de las páginas Web para saber cuales sirven y cuales no, de acuerdo a lo que el usuario precisa.

Web semántica: hacer comprender a los servidores Web el contenido de las páginas.
El cerebro global podemos decir que es la línea fuerte dentro de la investigación de una Web inteligente, donde se persigue que los servidores sean capaces de aprender el recorrido hacen los internautas en su navegación por Internet. Se busca simular al cerebro. Esta línea es liderada por Francis Heykighen, Johan Bollen y Cliff Hoslyn.

Otra vía, podemos decir la línea débil (en el sentido que es menos ambiciosa), busca desarrollar un sistema que permita que la búsqueda y recuperación de información sea mas intuitiva y precisa a partir de la aplicación de la semántica, de ontologías y de agentes inteligentes. Se busca hacer que la Web sea más inteligente sin imitar al cerebro. Esta última es liderada por Tim Berners-Lee, Hans Georg Stork y James Hendler.

La Web semántica sueña con lograr que la Web nos entienda, para ello trabaja en hacer comprender a los servidores Web el contenido de lo que almacenan o distribuyen por la red, mientras los agentes inteligentes son los encargados de acceder y manipular esos contenidos.

Cerebro global: ¿Cómo funciona?
El cerebro global además de tener como soporte la metáfora del cerebro, también parte la crecía de una inteligencia colectiva. Ahora Qué es inteligencia colectiva? Según Pierre Levy, es una forma de inteligencia universalmente distribuida, constantemente realzada, coordinada en tiempo real, y resultando en la movilización efectiva de habilidades. Esto ultimo la movilización de habilidades individuales que de forma cooperada pueden conformar una inteligencia, piensen en la sociedad de las hormigas.

La idea consiste en que la sociedad puede ser vista como un superorganismo basado en la inteligencia colectiva de todos sus miembros. Por lo que su funcionamiento consistiría en lograr estructurar y organizar la información dentro de Internet y para ello este superorganismo tiene que ser capaz de generar, multiplicar y mantener las conexiones neuronales correspondientes.

Tanto el cerebro global como la Web semántica persiguen reconstruir la ruta seguida por los usuarios en la red y actualizar y componer constantemente los enlaces según la demanda de los usuarios y desconectar los que vayan perdiendo actualidad. Para ello se necesitan algoritmos que se le asignaran a cada visitante con el objetivo de rastrear el camino que sigue dentro de la Web y memorizar la historia de su comportamiento y con ello; ser capaz de reconocer los gustos de cada usuario y mostrarle solo las paginas que le interesen y proponerle nuevos sitios de acuerdo al perfil que ha ido conformando sobre su comportamiento.

Tendremos una red que será cada vez más inteligente y que a través de los agentes inteligentes, los sistemas de conocimiento distribuidos y otras tecnologías, Internet se convertirá en una Web inteligente o semántica capaz de aprender de los gustos de los usuarios y facilitarle las búsquedas, y hasta de aconsejarlos. Aunque algunos van mas lejos y creen que ese cerebro global será capaz de evolucionar y llegar a adquirir una conciencia. O sea que, ya no, solo, estamos hablando de maquinas conscientes que aprenden, sino de una red que se auto-organiza y adquiera conciencia de sí.