Lección 4: En busca de una cosmovisión para la supervivencia humana.

Dado el impacto que tendrán las tecnologías emergentes sobre el ser humano y ante las propuestas sobre el ser humano del transhumanismo, del posthumanismo (singularidad tecnológica), del mejoramiento genético (eugenesia) y de un cerebro global. Que alternativas tenemos (o nos quedan) para seguir siendo humanos (para no dejar de SER humanos) y mantener el progreso humano ante el advenimiento de la era tecnológica. Ya que nos acercamos a una nueva era. ¿Estamos preparados para el cambio? ¿Hacia dónde vamos? Refinamiento (2)

Hay que tener en cuenta que nos acercamos a la era de las tecnologías donde las tecnologías dejarán de ser una infraestructura para convertirse en una superestructura y formar parte de las decisiones del planeta. Todo esto ha llevado cierta exageración sobre las posibilidades de la tecnología.

La idealización de las máquinas (ver La cooperacion entre humanos y tecnologias: 2da parte)

  1. Creer que la inteligencia es lo más importante y aspirar a ser Dios. El creador de una superinteligencia, de ahí el afán de crear máquinas superinteligentes en lugar de aspirar a máquinas mejores para los humanos, aunque el peor olvido es ignorar las leyes del mercado, que, en el contexto actual, es quien dice la última palabra y decidirá que máquinas son las que se producirán, sin importar cuán inteligentes o humanas sean. Lo ideal fuese que complementen a los humanos, interfaz humano computadora para ampliar las capacidades humanas.
  2. Creer que las tecnologías serán las salvadoras del mundo, que ella por si sola son la solución, por lo que se propone apostarlo todo a la aceleración tecnológica. En lugar de buscar la integración de forma armónica en el progreso de toda la humanidad.
  3. Creer que la única solución es la fusión entre humanos y tecnología, partiendo del principio de que la evolución de las máquinas no tiene límites, esto lleva a la conclusión que la única solución es la fusión para seguir el ritmo de crecimiento acelerado y no quedarse detrás y ser dominados por las máquinas, en lugar de la cooperación.

 Vamos a un futuro posthumano

Personalmente no tengo dudas vamos hacia un futuro posthumano en algunas de sus variantes. Siendo el escenario más posible el transhumanismo liberal ya que le da continuidad al neoliberalismo.

¿Por qué vamos hacia un futuro posthumano?

  • Son las propuestas más optimistas sobre el futuro
  • Se insertan perfectamente en el sistema predominante (el neoliberal)
  • No exige de un esfuerzo personal (todo viene de afuera)
  • Ofrece el paraíso en la tierra

En fin, los tecnologistas nos prometen el cielo en la tierra

  • No tengo que esperar nada de Dios, las tecnologías me lo ofrecen todo
  • No tengo que estudiar (ej., un idioma, basta implantarnos un chip con ese idioma).
  • No tengo que hacer ejercicios ya que por medio de la genética puedo lograr el cuerpo que desee.
  • Alcanzar patrones de belleza, cambiar el color de los ojos, el de la piel, etc.
  • Puedo llevar una vida disipada, como estar siempre borracho, luego solo tengo que tener un hígado nuevo producido genéticamente que sea resistente al alcohol.

El que todo esto sea realizable o no, es otro tema de discusión, pero sin dudas sus propuestas son prácticamente  irresistibles.

Es importante saber, desde hoy, qué posición asumiremos ante las tecnologías

Posición ante la tecnología

  1. Los que creen que la tecnología siempre será igual y nunca será un peligro (posición ingenua)
  2. Los que piensan que la tecnología alcanzara límites insospechados, para bien o para mal.

Expectativas sobre las tecnologías. Riesgos y beneficios

  • Las tecnologías como fuente de dominio y poder en manos de unos pocos. La elite de poder aspira a mantener el dominio y control sobre las tecnologías. El problema radica, en quien controla el uso que se le pueda dar. Lo que nos puede llevar al exterminio de toda la humanidad ya sea por un uso irresponsable que contamine y destruya la vida o por guerras.
  • La tecnología con crecimiento acelerado (singularidad tecnológica) capaz de alcanzar la autonomía y superar a los humanos. Los transhumanistas ven como única solución la fusión entre humanos y tecnología. Se parte de la competencia entre humanos y máquinas por el mismo espacio vital. Esto nos lleva al auto exterminio de la humanidad
  • Las tecnologías como un medio que permite el mejoramiento de la humanidad tanto intelectual como espiritual y que la misma puede crecer indefinidamente integrándose al contexto humano. Se busca la cooperación entre humanos y tecnologías en lugar de la competencia entre ambas.

El último punto nos lleva a un  cambio de mentalidad y a un nuevo enfoque sobre nosotros mismo y a la responsabilidad sobre nuestro pensamiento y nuestras acciones. Donde debemos definir nuestra posición ante la naturaleza (como amos o protectores), nuestro compromiso con toda la humanidad y con las generaciones venideras, así como nuestra relación con la tecnología. Nuestro pensamiento actual y nuestro contexto socioeconómico basado en la lucha por el poder, nos llevan inevitablemente a la competencia y a la confrontación no solo entre humanos sino también entre humanos y máquinas.

Estamos ante la necesidad de una colaboración transdiciplinar, de aceptar la simbiosis humano tecnología (dimensión tecno-bio-psico-social) desde un enfoque transdisciplinar que incluye el cambio de una mentalidad dependiente de fuerzas externas hacia nuestra propia fuerza interior; a la transformación de la estructura social competitiva hacia una colaborativa, la protección del planeta y el surgimiento de una superestructura tecnológica sostenible. Donde se defiende la conservación de la condición humana desde la idea de un humano pleno y al surgimiento de una superinteligencia colectiva (Las crisis: la tecnología). Estamos hablando de una cosmovisión de la complejidad.

La humanidad en su evolución individual ha ido pasando por diferentes etapas

La adoración a dios, un ser superior, perfecto, que todo lo sabe y todo lo puede, para los individuos, simples mortales, lo importante era alcanzar el paraíso después de la muerte, la inmortalidad espiritual, lo cual era la recompensa al individuo por su fe en dios más que por su propia perfección espiritual (cosmovisión teocentrista). Luego le sigue la institucionalización de ese dios y surgen los semi-dioses personas que eran los representantes de dios en la tierra, reyes, emperadores, sultanes, el papa, el ayatola, califas, etc. Los cuales asumían un poder absoluto el cual casi siempre era de carácter hereditario, mientras los simples mortales siguen soñando con alcanzar la felicidad después de la muerte (cosmovisión antropocentrista). Y, por último, era actual, dios se convierte en algo secundario y lo sustituyen un pragmatismo orientado a las ganancias. La ley de la supervivencia es sustituida por la ley del mercado (cosmovisión mercocentrista). La era de los dioses y semi-dioses, todo poderosos, es sustituida por la era terrenal, individuos cuyo poder se basa en el capital que poseen.

Algunos simples mortales siguen creyendo en el paraíso, pero la mayoría aspira a ser ricos. Donde el poder sigue viniendo de una fuerza externa que lo ratifica, un dios al que representa, o el capital que mientras más grande, mas poder tendrá. Pero no es por su propia valía como ser humano, sino por la existencia de fuerzas externas que le otorgan ese poder.

Las fuerzas externas

Por lo que (podemos ser absolutos) todas las formas de estructuras sociales actuales  llevan al sometimiento a fuerzas externas y a la perdida de la fe del individuo en su propia fuerza interior. Todas estas estructuras sociales llevan a que entre los humanos se establezcan relaciones superficiales en lugar de relaciones profundas. Y todas se basan en alguna forma de obedecimiento a fuerzas externas.

La humanidad en lugar de relaciones profundas basadas en el amor, el altruismo, la empatía, la comprensión se ha formado sobre relaciones superficiales.

Tipos de relaciones superficiales

  • Mercantiles (se busca ganar algo)
  • Dominantes (de tener el control e imponerse a los demás)
  • Disipantes (de fiestas, borracheras, consumo de drogas)
  • Competitivas (se busca quitar del medio a todo aquello que sea un obstáculo)

Todas estas fuerzas desvían la fuerza interior del individuo hacia afuera y lo convierten en dependiente de esas fuerzas externas. En todas, el ser humano espera la protección, la ayuda, mejorar su vida, etc.

No se puede negar la importancia de la religión, del estado, del mercado, etc. En la vida todo es un arma de doble filo, el problema es que se ha sostenido durante siglos sobre relaciones superficiales basadas en los intereses de unos pocos y en su imposición como fuerzas externas (ajenas a un verdadero progreso humano) capaces de someter al individuo y de anular su perfeccionamiento espiritual.

Se necesita de una acumulación de energía que permita el desarrollo de su fuerza interior, la cual,  de ser anulada por las fuerzas externas que lo obligan a alejarse de su crecimiento espiritual, el ser termina disipando su energía en gastos inútiles que le permiten liberarse de sus propias tensiones

Las fuerzas externas

  • La ley de la supervivencia
  • La ley del mercado
  • Los estados autoritarios de carácter populista
  • La religión
  • Un líder poderoso
  • Y ahora la tecnología (de la que el ser humano se hace cada vez más dependiente)

¿Por qué el ser humano no ha podido desarrollar su fuerza interior? Esto ha sido producto del gasto de energía ya sea para su supervivencia o por llevar una vida disipada.

El gasto de energía que tienen que realizar para sobrevivir en una sociedad en la que el ser humano solo es un medio para el enriquecimiento de unos pocos o para que se reafirmen en el poder (también unos pocos) le lleva al debilitamiento a la pérdida de su potencial como individuo que busca su propia realización

Fuerzas externas que desvían al individuo de su propio potencial

  • Cuando un individuo vive bajo una pobreza extrema tiene que gastar toda su energía en subsistir y no le queda tiempo para otra cosa y es que la pobreza no solo limita al ser humano socialmente, sino que también espiritualmente al dejarle una sola opción vivir para comer.
  • La competencia producto de la economía del mercado, donde ser humano viven enajenado y temeroso de perder su trabajo y ve en sus semejantes a un rival. La ley del mercado en sí misma, le roba al ser humano sus deseos de crecimiento espiritual por el de crecimiento económico y solo le importa ganar más
  • Los estados populistas que representan los intereses del pueblo y saben lo que necesitan y tienen siempre al pueblo enardecido y en constante marchas de ratificación del poder del estado y convierten a “las masas” en un rebaño que mueven a su antojo. Lo cual lleva a que el ser humano pierda su capacidad de pensar por sí mismo y asuma que su única realización es a través de las exigencias del estado.
  • A la religión que solo le importa que los individuos se sometan a dios y que participen de sus actividades y estén comprometidos con la manutención de la iglesia.
  • El gasto disipado de energía, vivimos en una sociedad del placer como producto de la angustia existencial, solo le queda evadirse de sí mismo.

Existen muchos más casos, pero estamos destacando los más significativos.

Ahora revisemos los cambios que se producirán en el ser humano en su dimensión tecno-bio-sico-social acorde con la posición que asuma ante los problemas contemporáneos

El ecologismo niega la era de las tecnologías y los beneficios que reporta.

En sus inicios el paradigma ecologista parecía ser el gran salvador de la humanidad (la única vía para la supervivencia humana). Estábamos ante el dilema de seguir con el paradigma economicista de seguir consumiendo los recursos del planeta  y con ello su destrucción o romper con el economicismo y actuar acorde con los preceptos ecologistas para preservar la vida y el planeta (en el  fondo el ecologicismo se aferra a la era social.

El desarrollo sostenible es una solución de compromiso que trata de maximizar (al estilo de la social democracia) lo mejor de lo social, lo mejor de lo económico y lo mejor de lo ecosostenible. El gran problema del desarrollo sostenible es que las posiciones conviven y se va desde un socialismo ecológico con  una sostenibilidad muy fuerte a una social democracia ecológica desde una sostenibilidad fuerte o débil. Esta amplitud de postura no permite hablar el mismo lenguaje

Desarrollo sostenible

  1. Se necesita de transformaciones, un retroceso a etapas anteriores del planeta (donde se consumía menos y se explotaba menos el planeta). Crecimiento cero (ecologíaprofunda)
  2. Se necesitan reformas y reajustes económicos, sociales y para controlar el crecimiento económico, se necesita hacer cambios en el modelo económico: disminuir el crecimiento y bajar el nivel de contaminación (solución de compromiso)(desarrollo sostenible comprometido)
  3. Tratar de frenar la contaminación económica (si hay pérdidas en las ganancias) y lograr un crecimiento adecuado, sin grandes retrocesos (ciertas reformas). Se acepta que los recursos naturales pueden ser sustituidos por recursos artificiales (sostenibilidad débil) (desarrollo sostenible complaciente)

La complacencia del desarrollo sostenible

Es bueno aclarar que el conservacionismo es una definición relativa. Hoy queremos conserva el estado actual de contaminación, que no siga creciendo mientras mañana estaremos en un grado mayor de contaminación y aspiramos a conservar ese estado así en un futuro o todo estará destruido o todo será artificial (sustitución de lo natural) y trataremos de seguir conservando ese mundo artificial.

El desarrollo sostenible tendrá en algún momento que proponer un regreso al estado anterior y ese retroceso implica  un enfrentamiento contra el poder económico, y en lugar de hablar de un compromiso entre lo social, lo económico y lo ecológico, tendrá que proponerse un decrecimiento económico, lo cual rompería con su carácter conciliatorio.

La ecología profunda es más consecuente al proponer abiertamente un retroceso a la naturaleza (biocentrismo) y privar al ser humano de su carácter hegemónico, lo cual lleva, obligatoriamente, a un cambio de mentalidad)

Apuntes:

  • Era natural (depende del entorno natural) – Era social (depende del entorno socioeconómico) – Era tecnologista (depende del entorno tecnológico)
  • Ecología profunda, ruptura con el economicismo – Transformaciones del sistema. El desarrollo sostenible lleva a una crisis ya que impide la evolución
  • Desarrollo sostenible, reformas al economicismo, le hace demasiadas concepciones al economicismo.

 Tipos de humanos

La tecnología como ideología (paradigma) que de alguna forma promete salvar a la humanidad para ello parte de supuestos tecnológicos que deben cumplirse. El que los supuestos tecnológicos sean realizable o  no, no quita que la tecnología se haya convertido en una de las ideologías más influyentes del siglo XXI y que el ignorarlas seria como haber ignorado el cristianismo en su época de ebullición. Los tiempos han cambiado y la tecnología está sustituyendo a la religión y está prometiendo un nuevo paraíso en la tierra.

Lo que le ofrecen las cosmovisiones al ser humano. ¿Conservar al ser humano o evolucionar hacia un estadio superior?

Sin dudas, el gran aporte de la ideología tecnologista son las promesas de lograr un humano superior y es que en las cosmovisiones tecnologistas existe un renacimiento de las ideas religiosas con nuevas propuestas sobre el paraíso y sobre nuevos dioses. Veamos las promesas de las diferentes cosmovisiones sobre el individuo.

Cosmovisión tecnocentrista (singularidad tecnológica)

  • Individuo posthumano. La religión cristiana aspiraba que el individuo después de muerto, su alma fuera a vivir en el paraíso. Ahora la idea es casi la misma, al ser humano se le puede extraer la mente (metáfora del computador) y cargarla en un entorno digital (nube, realidad virtual, matrix, etc.) en el que podrá vivir para siempre, como una superinteligencia omniciente, omnipotente,… No queda claro como esa mente recargada en un entorno digital que no es otra cosa que un programa puede seguir creciendo en ese entorno sino es fusionándose con otros programas o al menos reprogramándose desde otros programas, al final ¿Dónde queda la mente humana?

Cosmovisión tecno-mercocentrista (transhumanismo liberal)

  • Individuo transhumano: Siempre ha existido el mito de logar la eterna juventud, de nunca enfermarse, de ser super inteligentes, de alcanzar una belleza suprema, etc. Ahora todo esto es posible por medio de las tecnologías. Algunos lo ven como una fusión entre humanos y tecnologías (ciborg) otros como la aplicación de las tecnologías de mejora sobre el individuo. En muchos casos el propio sistema capitalista forzara a muchas personas a mejorarse para poder no quedarse fuera del mercado laborar y estar a la altura de las versiones de humanos más avanzadas. Aquí sucede algo parecido a lo anterior, de dicha fusión surgirán nuevos componentes y si como muchos de ellos afirman la tecnología es superior al humano al final la fusión terminara en una máquina total.

Cosmovisión tecno-antropocentrista (transhumanismo democrático)

  • Humano mejorado. Aunque es una forma de transhumanismo es menos radical que la anterior, ya que se aspira a mejorar al individuo pero teniendo en cuenta los riesgos, los problema sociales y los daños al planeta (al menos es la intención). Y aquí el objetivo no es la fusión, sino el mejoramiento del ser humano por medio de las tecnologías.

Cosmovisión ecocentrista (ecología profunda)

  • Humano ecológico. Somos parte del ecosistema y debemos vivir en armonía con la naturaleza. Es la única forma de lograr la supervivencia. ¿Estamos de acuerdo con dejar de ser el ombligo del mundo para convertirnos en una especie más?

Cosmovisión eco-antropocentrista (desarrollo sostenible)

  • Humano social. Somos seres sociales basados en la convivencia y por medio de la educación, políticas adecuadas, uso correcto de las tecnociencias podemos vivir mejor y preservar el planeta. ¿No es eso lo que se ha estado tratando de hacer hasta ahora?

Cosmovisión neo-anropocentrista (complejidad, en desarrollo)

  • Humano pleno. Se busca la manifestación plena del ser, para ello, primero, hay que cambiar de mentalidad. Hay que comenzar, simultáneamente, a cambiar nuestra forma de pensar (metamorfosis individual) y a transformar las estructuras sociales vigentes (metamorfosis social). Para cambiar nuestra forma de pensar tenemos que saber hacia dónde queremos ir y que queremos ser. Para ello tenemos que tener claro cuál es nuestra cosmovisión y confrontarla con las demás cosmovisiones desde una bioética transdisciplinar

 Parece como si solo la religión puede realizar transformaciones profundas en la mente humana. A lo largo de la historia los grandes cambios solo han sido posibles desde una ideología trascendente de corte místico que implique una “redención del ser humano” y la aceptación de una cosmovisión que lo guie. El aporte de la cosmovisión compleja a las ideologías religiosas (problema psicoreligioso) vienen de su enfoque holístico y la idea de una conciencia holística.

Las ideologías más influyentes en la actualidad y su solución

Ideologías de corte psico-religiosas

  • El cristianismo propone redimirse de los pecados desde la obediencia a Dios, para alcanzar el paraíso después de la muerte (cosmovisión teocentrista)
  • El budismo redimirse consiste en lograr el desapego de las cosas materiales (al final se busca alcanzar el dominio de sí mismo). En muchos aspectos se asume una cosmovisión cosmocentrista.

 Ideologias de corte tecno-bio-social

  • El tecnologismo por medio, solamente, de las tecnologías, propone alcanzar el paraíso en vida (cosmovisión tecnocentrista)
  • El ecologismo propone de alguna forma, redimir al ser humano de los pecados, renunciando a su cosmovisión antropocentrista, y asumir con humildad una cosmovisión ecocentrista.
  • El neoliberalismo propone la prosperidad económica, como el eje central de la felicidad, desde la ley del mercado (cosmovisión mercocentrista).

Nuestro ideal consiste en una cosmovisión de la complejidad que guie al ser humano a su propia redención (abandono de sus pensamientos destructivos, egoísta, consumistas…) por una nueva forma de pensar altruista, colaborativa,… que le permita alcanzar un futuro donde el ser humano desarrolle todo su potencial dentro de una estructura social colaborativa, capaz de garantizar la supervivencia de todas la especies (cosmovisión neo-antropocentrista)

Ahora regresemos a la pregunta: ¿hacia qué futuro vamos?

Vimos que cada posición defiende un tipo de futuro: el futuro sostenible (ecologistas) y el futuro posthumano (tecnologistas). ¿Es posible un tercer futuro? ¿Podría llevarnos la cosmovisión de la complejidad a un nuevo futuro? Aún no tenemos la respuesta. Ahora, si estamos de acuerdo con alguna de las cosmovisiones existentes entonces no hay problema, pero si no: ¿Qué alternativa tenemos? ¿Cuáles son los desafíos que enfrentamos?

Los desafíos

Desafío 1: Llevar a cabo una valoración del camino que estamos transitando y hacia qué futuro nos dirigimos de seguir así y que consecuencia tendría de no hacer nada. Saber hacia dónde vamos y si eso es lo que queremos (hoy nos encaminamos hacia un futuro posthumano)

Desafío 2: Formación de las nuevas generaciones en los valores humanos para que sepan tomar las decisiones correctas en la era de las tecnologías y formen a su vez generaciones mejores.

Desafío 3: Empezar por cambiar nuestra propia mentalidad y alcanzar la manifestación plena del ser por medio del desarrollo de la fuerza interior.

Desafío 4: Cambiar la actual estructura social competitiva y desarrollar una estructura social colaborativa basada en relaciones profundas que busca el bien de todos.

Desafío 5: Aprender a manejarse con los nuevos conocimientos dado el acelerado crecimiento de las tecnologías emergentes (superinteligencias) y lograr una relación entre humanos y tecnologías que permita ampliar la inteligencia y la sabiduría humana.

Desafío 6: Actitud proactiva para lograr una sinergia entre humanos y tecnologías que favorezca una evolución trascendente donde los humanos no pierdan su propia condición humana (ectosimbiosis mutual). Definir un futuro sostenible donde la vida siga progresando (evolucionando) en la era de las tecnologías.

Desafío 7: Construir una supererestructura tecnológica sostenible y colaborativa. Necesidad de un visión transdisciplinar que abarque al ser humano en toda su dimensión tecno-bio-psico-social que nos proporcione una visión del futuro acorde con los verdaderos ideales humanos (los ideales con lo que han soñado los grandes humanistas).

En realidad estamos ante un único desafío: enfrentar los desafíos.

Mi acercamiento a la cosmovisión de la complejidad es producto de la inconformidad ante las cosmovisiones actuales, las cuales no encajan con lo que entiendo por un progreso humano verdaderamente digno, he buscado mi propia alternativa sobre todo ante el futuro posthumano, que, como ya he dicho, es el escenario futuro más posible. Para ello parto del concepto de que el ser humano no ha alcanzado todo su potencial evolutivo y por medio de su propia fuerza interior y la formación de una consciencia social que acepte la responsabilidad sobre el planeta, sobre las especies y sobre sí mismo, en aras de su propio progreso humano; que incluya relaciones profundas, que sustituyan las relaciones superficiales actuales basadas en la competencia, y que se establezca no solo entre humanos sino, también, entre humanos y tecnologías colaborativas, siguiendo un enfoque transdisciplinar.

Bibliografía

Ver archivos del grupo Enfoque sistémico-cibernético. Cosmovisión para el futuro de la humanidad

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios