Lección 7: La prospectiva, la innovación y el comercio

En las lecciones anteriores vimos que las tendencias se refieren a la naturaleza, las causas, la velocidad y el impacto potencial de una tendencia en desarrollo. Y los pasos en el análisis de tendencias.

  1. Encontrar las tendencias
  2. Identificar las causas que la provocan
  3. Determinar con que velocidad se desarrollará
  4. Prever las consecuencias de su impacto

También mencionamos a los actores sociales

Los cuales se definen como grupos o conglomerados humanos que se asocian, consciente o inconscientemente, para defender sus propios intereses desplegando el grado de poder que cada uno posee.

Las tendencias (sociales, económicas, etc.) existen porque han sido el fruto de estrategias desplegadas por Actores Sociales. Y si las rupturas a estas tendencias no han logrado hacerlas cambiar su rumbo, ha sido porque el poder de estos actores sociales no sido suficientemente fuerte para aniquilarlas.

Hay que tener en cuenta que el análisis prospectivo no solo busca detectar grandes “rupturas” en los procesos (sean estos tecnológicos, de cambios en la demanda o de impacto de nuevos competidores) sino ejemplificar cuáles aparecen como los caminos más adecuados para mutaciones incrementales, es decir, pequeñas innovaciones.

Prospectiva e innovación

Existen cuatro formas diferentes de clasificación de las innovaciones en lo que respecta al impacto que imponen.

  1. En primer término aparecen las innovaciones progresivas o incrementales (características de las actuales industrias automotrices).
  2. En segundo término la innovación radical (cuya ejemplificación podría ser la aparición de las ruedas de caucho).
  3. En tercer término, los sistemas tecnológicos (cuyo paradigma podría ser la red eléctrica).
  4. Por último las Revoluciones Tecnológicas, cuyo ejemplo más actual podría resumirse en la PC, ya que impacta en todas las esferas de la sociedad, transversalmente, y no sólo en un sector específico.

Por lo que el análisis prospectivo no solo busca detectar grandes “rupturas” en los procesos (sean estos tecnológicos, de cambios en la demanda o de impacto de nuevos competidores) sino ejemplificar cuáles aparecen como los caminos más adecuados para mutaciones incrementales, es decir, pequeñas innovaciones.

Por otra parte la llamada sociedad de riesgo o de incertidumbre imprime un nuevo sesgo a la planificación clásica de los negocios. Las empresas, cualquiera sea su tamaño deben estar preparadas para el cambio y de alguna manera preverlo o generarlo a partir de la innovación.

A diferencia de las invenciones o los descubrimientos científicos, las innovaciones para ser tales requieren la aceptación del mercado. Según Schumpeter asumen cinco formas diferentes:

  • La introducción de un nuevo producto o el mejoramiento de la calidad de un producto.
  • Un nuevo proceso de producción.
  • La apertura de un nuevo mercado.
  • El desarrollo de una nueva fuente de insumo.
  • Cambios en la organización industrial.

Hay que tener en cuenta que la tecnología ya no se ejercita como un proceso autónomo ingenieril sino que depende cada vez más de las habilidades o capacidades cognitivas y de procedimientos que provienen de la ciencia

Y como resaltan muchos autores: La prospectiva tecnológica, encargada de focalizar la influencia de la investigación científica en la producción, la distribución y el consumo de productos aparece como decisiva para aquellas sociedades que pretenden salir de una economía carente de valor agregado o limitada en la incorporación a las nuevas formas de la economía, más vinculadas al conocimiento y a los servicios.

Muchos afirman que la nueva economía es una economía de conocimiento la información y la tecnología se convierten en parte de productos (diseños, tarjetas de crédito) y el capital más importante que una organización posee es el capital intelectual (aplicable). Por lo que es necesario contar con alternativas acerca de necesidades futuras de consumo puede implicar acceder prioritariamente como proveedor en una cadena productiva. Interpretar necesidades futuras (o potenciales) de clientes implica de alguna manera preparar estrategias de anticipación.

La prospectiva y la investigación de mercado 

Las ofertas y las demandas de productos y servicios dependen cada vez más de escenificaciones futuras al segmentarse crecientemente los mercados y plantearse la necesidad de impactar en los requerimientos de consumidores cada vez más diferenciados y exigentes. . La particularización del mercado conlleva a que la producción masiva sea sustituida por la producción orientada a clientes. Estos últimos se encuentran cada vez más informados y socializados en cuáles son los componentes y las características de los procesos de producción y distribución

La reducción del espacio que se separaba a los consumidores y productores implica prever las demandas específicas y agregadas de clientes y proveedores cada vez más estrechamente ligados al proceso de producción. Conocer la dinámica futura de este “acercamiento” y las orientaciones o tendencias que asumirán dichos actores exige contar con escenarios de futuro alternativos y con capacidades “prospectivas” para llevar a cabo reingenierías capaces de adaptarse a las especificaciones cada vez más exclusivas.

Las herramientas prospectivas, además, pueden permitir a las pequeñas empresas adecuarse al dinamismo de los mercados globalizados. Captar dichas demandas supone una flexibilidad que las grandes corporaciones se ven incapacitadas de adoptar. Detectar necesidades futuros puede brindar los beneficios de ser los “primeros en llegar” y ampliar los mercados

 La estipulación de escenarios predispone a activar determinados recursos ante la aparición de rupturas, emergencias o cambios en las lógicas de los mercados.

Estudios prospectivos acordes a las necesidades empresarias

De las empresas insertas en la nueva economía

 

Empresa Tradicional Empresa de la Nueva Economía Prospectivas vinculadas
Productos y servicios de masas Productos y servicios especializados Investigación de mercado orientadas a demandas futuras
La competitividad es por escala, costo y calidad Se compite por diferenciación en productos y servicios Prospectivas sobre impacto de diferenciales futuros
Poco gasto en I+D Alto gasto en I+D Escenarios futuros sobre aplicación de conocimiento científico y tecnológico.
Recursos humanos de calificación media Recursos humanos de alta calificación Prospectivas sobre necesidades de conocimiento futuro.

La prospectiva en el comercio internacional

 Aquí todos los expertos coinciden en la importancia de la prospectiva en los estudios para la toma de decisiones en el comercio y afirman:

La prospectiva aparece como una herramienta indicada en aquellos ámbitos en que la contingencia y la incertidumbre son más elocuentes y evidentes. Uno de esos ámbitos, en donde la competitividad y la obsolescencia de productos, tendencias, gustos y modas aparecen como más indudables, es el comercio internacional. En este espacio la construcción de escenarios se vincula con la denominada “inteligencia o competitividad estratégica”, disciplina que busca adelantarse a las potenciales demandas de los mercados y a las irrupciones de nuevos productos, sistemas, modas o innovaciones. Las grandes corporaciones internacionales suelen realizar ejercicios prospectivos orientados tanto a los mercados domésticos como a la exportación o instalación en nuevas plazas.

A la vez que resaltan su importancia cuando dicen:

Los ejercicios prospectivos son usuales en el mundo de las exportaciones justamente porque la captación de mercados es un proceso que requiere de inversiones de largo plazo que deben estar sostenidas en escenarios concretos y realizables. Las operaciones de “lobby” que se ejecutan en los países receptores de mercancías son muchas veces sostenedoras de los escenarios emplazados como realizables. Tanto el comercio como las finanzas internaciones se basan en supuestos de continuidades y rupturas que se pretenden utilizar como herramientas aptas para achicar riesgos, reducir pérdidas y maximizar beneficios. Todas actividades que requieren algo más que sentido común y reflejos.

Un ejercicio prospectivo, se supone, permite develar cuánto de voluntarismo y cuánto de proyecto realizable tiene dicha intencionalidad. Toda decisión estratégica supone un peligro y una oportunidad: dada una escenificación de futuro coherente con las tendencias estructurales y las acciones de los actores, de ello depende una opción exitosa.

 

Anuncios