Podemos escoger nuestro futuro (final)

tecnologia-futuro-avances-tecnologicosProblema tecno-científico

Seguimos con el problema teno-científico y la preocupación del bioeticista Van R Potter, que advierte sobre el aumento del conocimiento sin el aumento de la sabiduría para manejarse con ese conocimiento.

Posiciones ante el progreso tecnológico

1.-Inteligencia natural: Prohibir las tecnologías (renuncia). Los riesgos son tan enormes y desconocidos y las instituciones reguladoras no son confiables.

2.-Inteligencia socio-cultural: Control de las tecnologías. La inteligencia artificial (IA) como herramienta, es un medio para los humanos. Las tecnologías deben ser controladas y en caso de duda deben ser prohibidas (precaución).

3.-Superinteligencia colectiva: Manejarse con las tecnologías. La IA como colaborador que  se desarrolla junto a los humanos, es un fin en si misma. Se pretende que las tecnologías sean asequibles a todos pero, antes, hay que erradicar la pobreza. Se necesitan cambios sociales e individuales que modifican nuestra mentalidad actual. Es necesario saber manejarse con la tecnología y crear una superestructura tecnológica sostenible que se integre armónicamente al contexto humano y no lo invada de forma negligente con fines hegemónicos o de riquezas.

4.-Superinteligencia artificial: Convertirse en tecnología. La IA supera a los humanos  y estos se integran como mentes digitales al entorno artificial, recargar la mente y su posterior ampliación. Sustituir lo natural por lo artificial. El progreso tecnológico es la única solución (imperativo tecnológico) y debe ser acelerado. Advenimiento de una singularidad tecnológica.

5.-Superinteligencia hibrida: Fusionarse con la tecnología. Integrar parte del ser humano con las máquinas. Fusión, inicialmente entre el cerebro y las maquinas, entre humanos y tecnologías, podemos pensar en una IA local en cada cerebro. La tecnología es incontrolable, cualquier intervención del gobierno siempre trae consecuencias imprevistas. Los riesgos son manejables sin el gobierno (resignación).

6.-Superinteligencia biológica: Mejorarse por medio de las tecnologías. La tecnología en función de mejorar el cerebro y la mente humana. La IA como un medio para lograr la superhumanidad. Lograr elementos para una IA biológica que mejore o perfecciones el cerebro. Los riesgos son manejables con la ayuda de la supervisión democrática y la gestión (regulación).

Problema tecno-científico

  • Aumento del conocimiento
  • Explosión de inteligencia (superinteligencias)
  • Aceleración tecnológica
  • Sabiduría para manejarse con las tecnologías que están emergiendo y alcanzan un progreso verdaderamente digno (evolución trascendente)
  • Simbiosis que se está produciendo entre humanos y tecnologías
  • Futuro sostenible o futuro posthumano

Ecologistas vs Futuristas

En el artículo Podemos escoger nuestro futuro. Ecologismo vs Tecnologismo, decíamos que el gran enfrentamiento de nuestro siglo es entre las ideas ecologistas y las ideas tecnologistas. Los ecologistas defienden el ideal de un futuro sostenible mientras los tecnologistas aspiran a un futuro posthumano. Y agregábamos:

Los ecologistas tienen como idea central la destrucción del planeta y con ello el fin de la especie humana, por tanto su ideal es salvar a la especie humana de su extinción (futuro sostenible) y definen cuales son los problemas que nos están golpeando.

Los tecnologistas (futuristas) tienen como idea central un futuro de prosperidad basado en las tecnologías, apuestan por el surgimiento de una superinteligencia artificial donde se producirá una singularidad (futuro posthumano), se ven a las tecnologías como salvadoras ya que vendrán a resolver todos los problemas que los humanos no han podido.

Ahora, ¿Cómo se están enfocando las ideas sobre el futuro? ¿Qué está sucediendo?

Tenemos que los institutos no dedicados al futuro cuando quieren hacer alguna valoración del futuro, parten de las definiciones de los futuristas (aquellos que se dedican a entender el futuro) por lo que asumen los fundamentos futuristas, principalmente los de la ideología transhumanista y de ahí que sin proponérselo defiendan la idea de un futuro posthumano.

De igual forma, los organismos no especializados en el medio ambiente cuando realizan alguna valoración sobre el planeta, parten de los conceptos ecologistas y por ende heredan su enfoque bioconservador.

Otra cosa es cuando se quiere encontrar las herramientas para el estudio del futuro,que es el caso de la prospectiva (Godel) a diferencia de los futuristas  que tratan de buscar una interpretación o querer darle un sentido (actualmente existe un solo sentido, el transhumanista) al futuro.

Tendremos entonces:

  1. Los que buscan darle un sentido al futuro. ¿Hacia dónde vamos? El transhumanismo y la propuesta de un futuro posthumano.
  2. Los que aspiran a construir las herramientas para comprender (y construir) el futuro. La prospectiva
  3. Los que aspiran a preservar el presente (el planeta) para el futuro (las nuevas generaciones). El desarrollo sostenible y su enfoque bioconservador
  4. Los que piensan que lo correcto es dejar el futuro en manos del libre mercado. El libre mercado como mecanismo regulador que conduce al progreso por si mismo.

Siempre que se realiza algún estudio sobre el futuro de la humanidad se mencionan las ideas, principalmente, de Bostrom y Kurzweil, ambos han definido definido sus ideas sobre el futuro el primero desde una ideología transhumanista y la preocupación por los riegos existenciales (en especifico el de una superinteligencia artificial) y el segundo por el advenimiento de una singularidad tecnológica que transformara la vida de los humanos de forma radical y nos conducirá a una era posthumana donde, entre cosas, seremos inmortales. Amabas visiones del futuro han sido aceptada por casi todos los futuristas (para no ser absoluto) y hoy cuando se trata de entender el futuro es imprescindible referirse o asumir una (o ambas) de estas posiciones.

¿Hacia dónde vamos? ¿Hacia dónde nos lleve el libre mercado? ¿Quién define el futuro? ¿Podemos cambiar el futuro?

El progreso

  1. El progreso tecnológico como única solución. Los presupuestos tecnológicos del transhumanismo y como se están llevando a cabo. Los tecno-cientificos, las transnacionales de las tecnologías de punta, los institutos futuristas. La evolución artificial
  2. Progreso humano basado en actores sociales. Accionar proactivo para cambiar el mundo, aquí el sentido surge de las acciones de los propios actores sociales y en la formación de comunidades.
  3. Desarrollo sostenible, con respecto a las tecnologías se asume el principio de precaución y en el control del gobierno que fomenta políticas conservacionistas, la conservación de lo natural.
  4. Libre mercado. El mundo está bien como tal como esta, solo hay que dejar que todo fluya, cualquier intervención trae malas consecuencias, se fundamenta en el crecimiento económico lo cual lleva a la abundancia. No hay que preocuparse por el futuro, lo que va a suceder sucede.

La prospectiva son herramientas que se pueden usar en cualquier sentido. Actualmente son los futuristas los que la utilizan.

El libre mercado como se opone a todo control de hecho está en contra del ecologismo y favorece las ideas futuristas.

Por lo que de las cuatro variantes hacia el futuro, los futuristas con su ideología transhumanistas están presentes en tres de ellas, de ahí que sus posibilidades sean mucho mayores que la de los ecologistas. De lo anterior se desprende que vamos inevitablemente a un futuro posthumano.

Lo que nos lleva a las siguientes tendencias

  1. Las transnacionales relacionadas con las nuevas tecnologías están imbuidas por el pensamiento futurista (futuro posthumano).
  2. Las instituciones que estudian el futuro parten del ideal transhumanista y de un futuro posthumano.
  3. Los futuristas cada vez tienen más influencia sobre el pensamiento, las ideologías, las políticas, la educación y los mercados.

Todos lo anterior apunta  a que vamos a un futuro posthumano. La pregunta es: ¿Podemos cambiar ese futuro?

Es hora de ir cambiando la visión tecnológica de los futurista y su ideología transhumanista. No digo que se nieguen las ideas de los futuristas, muchos de sus preceptos son validos mientras otros entran en contradicción con las ideas de un futuro sostenible. Defiendo la idea de una superinteligencia colectiva y una visión del futuro desde la prospectiva.

La prospectiva defiende la idea de actores sociales, lo cual está más cerca de la sociedad civil, del individuo como fuerza motriz, y nada niega que pueda tener un sentido ecologista y que pueda apoyarse (de hecho es así) en el progreso tecnológico y defender un futuro sostenible desde un enfoque transdisciplinar, colaboracionista y altruista.

Imagen: Your Tribu

El desafío humano ante el transhumanismo

meditacion-taringaSabemos que el mundo es injusto, unos nacen pudientes, gozan de todos los privilegios, mientras la mayoría solo sufre vicisitudes y carencias. Los que tienen todo pueden desde su tranquilidad y su opulencia concebir un mundo mejor (casi siempre para unos pocos) tienen toda la información y tiempo del mundo para hacerlo.

Una de las mayores injusticias es que no todos puedan acceder por igual a las tecnologías, que no tengan tiempo para reflexionar sobre sí mismos y sobre el destino de la humanidad, que en fin de cuentas es el futuro de sus hijos. Pero como pensar en el futuro, si en el presente el dinero no le alcanza y está lleno de preocupaciones existenciales. Los pudientes no pueden comprender las verdaderas limitaciones humanas y solo les preocupa sus limitaciones biológicas y aspiran a convertirse en superhumanos, mientras los que llevan vidas infrahumanas solo aspiran a que sus vidas sean menos dolorosas.

La carencia es mala, no te deja pensar y poco a poco vas perdiendo la capacidad de soñar y te vas convirtiendo en un subhumano y transitas por el mundo aferrado al suelo, sin saber porque llueve, porque el cielo es azul, ni que existen las mareas. Solo estas pensando que tienes que trabajar para ganar un salario y que tienen que estirarlo para llegar a fin de mes. Esta es la injusticia social silenciosa que afecta a muchos. ¿Qué pasa cuando una mente brillante tiende a marchitarse en una vida cargada de obligaciones que le va condicionando al no ser y le va robando lentamente sus potencialidades hasta convertirlo en un ser sin aspiraciones sin aspiraciones, o los quijotes que siguen insistiendo y terminan en la locura.

Ahora concentrándonos en el ideario transhumanista y las expectativas que esta despierta.

El transhumanismo nos lleva a la conclusión que la evolución natural ya terminó y se necesita de otra evolución artificial, de ahí la frase de que el transhumano no es fin de la evolución sino el comienzo de una nueva evolución. Ahora, ¿están los humanos en realidad agotados? En ese caso estamos en un callejón sin salida cuya única opción es fusionarnos con la tecnología. Esto parece una locura: renunciar a nuestra condición humana para convertirse en un ciborg:

Hay que definir qué se entiende por progreso humano verdaderamente digno y lograr una
cosmovisión del mundo, más a tono con los problemas más acuciantes, sería una cosmovisión no excluyente donde todos tendrían su propio espacio humano, nadie quedaría excluido y todas las voces tendrían su eco. Y sobre todo tendríamos una mayor comprensión de los problemas actuales.

Nos preocupa que las mejoras tecnológicas se consideren como la solución a los problemas de la humanidad (a la minoría que pueda comprar su mejoramiento). ¿Cuáles son esas modificaciones (presupuestos tecnológicos) a que aspiran los transhumanistas? ¿Y cuáles sus dilemas?

El uso de las tecnologías para el mejoramiento humano, nos conduce al siguiente dilema: conservar la naturaleza humana vs transformar la naturaleza humana. O sea:

• Preservar los atributos individuales que definen al ser humano y respetar la vida teniendo en cuenta las consecuencias globales. Conservar al individuo como especie y su evolución natural (posición bioconservadora)

• Potenciar los atributos individuales por medio de las tecnologías y manipular la vida con el fin de mejorarla. Transformar al individuo como especie y alcanzar una nueva forma de evolución artificial (posición transhumanista).

En general, los transhumanistas, aceptan la estructura social actual basada en la competencia y la desigualdad, y asumen que con las tecnologías de mejora (las que en algún momento llegarán a estar al alcance de todos) se podrá alcanzar un mundo mejor.

Por una parte los transhumanista condicionan el mundo mejor a las tecnologías de mejora y a su aplicación sobre el individuo y peor aun consideran que todo aquel que no mejore su condición biológica, se convertirá en una subespecie, que no tendrá oportunidad en la nueva era de las tecnologías.

Hasta hoy solo se ven a los dilemas como un enfrentamiento entre dos posiciones (bioconservadores y transhumanistas) y en mejor de los casos como la búsqueda de una tercera posición que tome lo mejor de ambas parte, una tercera línea que no es ni lo uno ni lo otro, ya que no erradica el enfrentamiento. ¿Cómo lograr convivir desde puntos de vista diferentes? No es buscar una tercera línea entre transhumanos y bioconservadores sino lograr que ambos convivan y se desarrollen juntos

Para los transhumanistas el progreso humano se agotó y solo ven limitaciones biológicas sin comprender el verdadero potencial humano y sueñan con aumentar sus capacidades desde una fuerza externa. Podemos aumentar la inteligencia de un lobo y por eso dejaría de seguir siendo lobo. Entonces tendremos mejores soldados, mejores tiranos, mejores empresarios, mejores consumidores mejores terroristas, mejores alcohólicos (bastaría cambiarse el hígado cada vez que deseen), la lista sería interminable. Sin dudas, muchos se aprovecharan de esta tecnología de mejoramiento.

Ahora quedan las grandes mentes humanas: Gandhi, Einstein, Fromm, Potter (el bioeticista), Descartes, la lista también es interminable, y sus sueños siguen inconclusos, sus ideales parecen olvidados, perdidos en la conciencia colectiva que quiere olvidarse de que es humana y una vez desprovistos de nuestra humanidad en que nos convertiremos.

Creo en un progreso humano verdaderamente digno que pueda trascender sus límites socio-culturales y seguir evolucionando en generaciones cada vez mejores, espiritualmente, en sensibilidad, en empatía.

Los pobres no pueden comprar la felicidad por tanto han aprendido a alcanzar (las cosas) su objetivos con su propio esfuerzo. Los pudientes lo quieren comprar todo sin esforzarse. Los ricos no nacieron ricos en algún momento de su vida tuvieron que esforzarse pero una vez que llegan a cierto estatus se acomodan al confort, al facilismo y dejan de sacrificarse y se olvidan de lo que una vez fueron.

Quizás en un futuro podamos mejorar nuestro cerebro y comprar más memoria, más velocidad de cálculo y hasta nuevos sentimientos. Y, así, de forma rápida lograr la inteligencia que otras le llevará años de estudio. Y esa es precisamente la desventaja que tiene el transhumanismo, yo lo veo como una selección natural: los que seguirán siendo humanos desarrollaran todo su potencial desde su propia fuerza interior y los que, carente de voluntad, escogerán la vía mas fácil. Los primeros darán lugar a generaciones cada vez mejores de seres humanos mientras los segundos iniciaran el camino de fusionarse con las tecnologías, hasta llegar al punto de no poder distinguirse ¿Quién es quién?

Al contrario de los futuristas, que siempre que comparan a los humanos modificados (versiones de humanos), hablan de forma despectiva o con lastima de los humanos que no se modifiquen, yo pienso todo lo contrario y albergo la esperanza que, tal vez, en un futuro, las mentes “obtusas” modificadas, puedan igualarse a las mentes “brillantes” sin modificar.

Libro recomendado: El gran desafío de la humanidad

Imagen: Taringa (Las 10 reglas de los Monjes Shaolin)