Desafíos del futuro. ¿Se puede tener un plan?

Futuros-TurchinLa humanidad parece estar ante el dilema de escoger entre un futuro sostenible o un futuro posthumano, visto fríamente parece ser así, pero si tenemos en cuenta los tipos de simbiosis que se pueden producir entre humanos y tecnologías, la solución más inteligentes parece ser buscar una forma de convivencia entre todos los futuros posibles ante el acelerado progreso tecnológico.

Entonces, el gran desafío es como será en futuro en la era de las tecnologías. Podemos considerar que hemos pasado por dos grandes eras: la era natural y la era socio-cultural, en la que estamos inmersos. En la era actual, la evolución social predomina sobre la evolución natural, incluso la condiciona. La sociedad es la que fija las mutaciones más favorables al contexto social imperante, en lugar de los cambios climáticos como sucedía antes. Ahora nos acercamos a una nueva era condicionada, de alguna manera, por una forma de evolución artificial, para muchos, la singularidad tecnológica.

Desafíos del futuro

Detrás de cada desafío existe un paradigma que los sustenta y que de alguna forma representa una solución a los problemas existentes. Podemos agrupar los desafíos en cuatro, con sus respectivos sistemas opositores.

Desafío socio-económico: Capitalismo vs Socialismo
Desafío psico-religioso: Transhumanismo vs Bioconservadores
Desafío eco-sostenible: Sostenibilidad ecológica vs Neoliberalismo irresponsable
Desafío tecno-científico: Singularidad tecnológica vs Precaución tecnológica

No vamos a entrar en detalles, esto tema para un próximo libro, pero a grandes rasgos, podemos afirmar que no se pueden hacer planes sobre el futuro si no se tienen en cuenta los cuatros desafíos, los paradigmas que lo sustentan y a qué futuro nos conducen.

¿Puede el capitalismo con su ley del mercado y su consumismo desenfrenado, preservar a la vida y al planeta? ¿Puede el transhumanismo sustituir los grandes ideales de la religión de perfeccionamiento espiritual? ¿Es capaz la sostenibilidad ecológica de alentar la prosperidad y el progreso tecnológico? Y por ultimo. ¿Nos impondrá la singularidad tecnológica el precio de abandonar nuestra condición humana? Son preguntas que tenemos que comenzar a respondernos desde ahora o iremos a ciegas al futuro.

En este articulo nos proponemos hacer un análisis de la publicación de Alexei Turchin, Plan of Action to Prevent Human Extinction Risks, en el mismo afirma que sus planes siguen el enfoque de la singularidad tecnológica, por lo que quedan fuera el resto de los enfoques: socio-económico, pisico-religioso y eco-sostenible. Y aunque estos puntos se tocan, pero condicionados al enfoque tecno-científico. Veamos los planes de forma resumida pero solo teniendo en cuenta los primeros años 2015-2020.

Plan A1. Basado en un sistema de control internacional (2015-2020)

Parte de la idea de un sistema de control internacional dirigido por las naciones unidas. No sé en el futuro que pasará pero en el presente organizaciones mundiales están muy preocupadas con las crisis del presente para pensar en lo que va a suceder en el futuro. Si no miren los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU. Obviando las verdaderas preocupaciones de la ONU. Tuchin propone el siguiente plan a corto plazo.
• Propone comenzar con una investigación sobre los riesgos, la integración de los diferentes enfoques (¿Cuáles enfoques) así como una evaluación de las probabilidades y prevención ante los riesgos.
• Buscar apoyo social: Cooperación entre las comunidades científicas dirigidas por el Centro de Estudio para los Riesgos Existenciales (CSER, en ingles), la divulgación, el apoyo público, el apoyo político y lo que el llama atributos científico: wiki, foro, conferencias, etc.
• Transformación de valores: crecimiento del deseo público de extender la vida y de la seguridad mundial, reducción de los religiosos radicales y de los valores nacionalistas, popularidad del transhumanimo y cambio del modelo del futuro (¿Cuál modelo?).

Plan A2. Inteligencia artificial amistosa (2015-2020)

La idea de una Inteligencia Artificial (IA) amistosa es una abstracción tal como la de construir una IA dentro de un laboratorio siguiendo la idea de un mundo de juguetes. Al final repetimos el mismo error de querer definir los requerimientos de una IA programada, totalmente, para que sea amistosa con los humanos. Veamos la propuesta de Turchin a corto plazo.
Estudio y promoción
• Estudio de la teoría IA amistosa
• Promoción de la AI Amistosa (Bostrom y Yudkowsky)
• Recaudación de fondos, Instituto de Investigación de Máquinas Inteligentes (MIRI, en ingles)
• Racionalidad enseñanza (menos mala)
• Disminuir otros proyectos de IA (reclutamiento de científicos)
Aquí quedan algunas dudas, porque se disminuyen los proyectos y quien los disminuye, que persigue es educación menos mala. En fin, el futuro, incluso a corto plazo, sigue siendo incierto.

Plan A3. Robustez creciente (2015-2020)

A pesar de que Turchin lo pone como la tercera opción de plan realizable, en mi opinión es el más consecuente con la complejidad del futuro que se avecina. Al menos es el único que tiene en cuenta el problema de la sostenibilidad del planeta.
Mejorar sostenibilidad de civilización
• sistemas críticos de seguridad intrínseca
• La creciente diversidad de los seres humanos y hábitats
• métodos universales de prevención (estructura resistentes, medicina fuerte)
Importante, tener en cuenta la creciente diversidad de los seres humanos, es casi seguro que en el futuro convivan con los humanos, humanos mejorados genéticamente, ciborgs, humanos reconstruidos, entidades robóticas, etc., y sus posibles hábitats. Para mí aquí está la clave del problema, ¿cómo será la relación simbiótica que establecerán los humanos y las tecnologías? ¿Tendrá cada cual su propio espacio vital?

Plan A4. Colonización del espacio (2015-2020)

Las posiciones más duras de una singularidad tecnológica, defendida por Hans Moravec, lleva a la sustitución total de lo natural por lo artificial, estamos hablando de la desaparición de la especie humana y el surgimiento de una nueva especie artificial y como consecuencia de una vida y un planeta artificial. Siempre he dicho si la solución extrema es destruir el planeta natural por otro artificial, no es mejor desde el principio construir un planeta artificial fuera de la Tierra y los que lo deseen se van a vivir a ese planeta. En fin veamos las propuestas de Turchin a corto plazo
Asilos temporales en el espacio
• Estaciones espaciales como asilos temporales (ISS)
• Sistemas de lanzamiento baratos y seguros
• La creación de colonias espaciales en la Luna y Marte (Elon Musk)
Sin dudas, Elon Musk es uno de los grandes entusiasta y financista de la colonización del espacio.

Ahora si fallan todos estos planes, entonces Tuchin propone un plan B.

Plan B. Sobrevivir a la catástrofe (2015-2020)

Aunque parezca ilógico, muchos creen que la humanidad debe sufrir un colapso, que este a punto de la destrucción total para que entonces los sobrevivientes retomen la civilización evitando los errores y de esa forma construir una nueva era para la humanidad. Veamos lo que propone Tuchin.
Preparación
• Recaudación de fondos y promoción
• Libro de texto para reconstruir la civilización (Libro “Conocimiento” de Dartnell)
• Las acumulaciones con los conocimientos, las semillas y materias primas (bóveda del Juicio Final en Noruega)
• Comunidades sobrevivientes
Sin comentarios.

En su escrito Tuchin también propone un plan C y un plan D

Plan C. Deje copias de seguridad (2015-20)

Ya existen alguna personas criogenizando su cuerpo (los que pueden pagarlo todo) o sus cabezas.
Cápsulas del tiempo con información
• Almacenamiento subterráneo con la información y el ADN para futuras civilizaciones no humanas
• Discos Eternos que durarán para siempre (o “M-Disc”)

Plan D. Ideas improbables (2015-2020)

Ya esto es pura ciencia ficción
Salvados por una inteligencia no humana
• Tal vez extraterrestre nos encuentran y nos salvarán
• Tal vez vivimos en una simulación y los simuladores nos salvarán
• La Segunda Venida, un milagro, o la vida después de la muerte
• Enviar mensajes de radio en el espacio pedir ayuda en caso de una catástrofe inevitable

Y por último el plan malo

Plan malo (2015-2020)

El plan malo es el escenario donde por una parte se imponen los llamados bioluditas y sus ideas de prohibir las tecnologías que huelan a peligro, que son casi todas o no hacer nada, o sea, no tener un plan.
Prevenir la investigación de riesgos existenciales ya que sólo aumenta el riesgo
• Mantenga peligroso secreto información e ideas de terroristas
• No publicitar la idea de la catástrofe global hecha por el hombre
• No trate de controlar los riesgos ya que esto los aumentará
• Como no podemos medir la probabilidad de la catástrofe global tal vez sea irazonable tratar de cambiarla
• No hacer nada
Aquí Turchin también incluye las ideas extremas del ecologismo de la Creación de la civilización ecológica sin tecnología (“Mundo hecho a mano”, anarco-primitivismo), así como las teorías malthusianas y el control de la natalidad.

Hasta aquí los planes propuestas por Alexei Turchin entre el 2015 y 2020, repito, aunque su análisis llega hasta más allá del 2050, yo preferí solo tener en cuenta las acciones a corto plazo, que están más cerca de la realidad actual.

En mi libro El gran desafío de la humanidad en la era de las tecnologías, analizo los diferentes escenarios futuros más viables teniendo en cuenta las Tecnologías emergentes y su implicación sobre la humanidad. Ahora vamos a realizar cierta comparación con los planes de Turchin.
1.-Ecologismo, aquí se asume que predominan las ideas de una ecología radical, que lleva al crecimiento cero, lo que Turchin, en parte, llama el plan malo cuando hace referencia cuando habla de una civilización ecológica sin tecnología.
2.-Socialismo ecológico. Son los intentos de tratar de resolver la crisis ecológica actual dentro de un desarrollo sostenible, se busca un equilibrio entre lo económico, lo social y lo ambiental, apoyándose en las instituciones gubernamentales (sistema de control internacional) pero orientado al deterioro del planeta, a la justicia social, a la pobreza extrema, el consumismo, etc. A diferencia de Turchin que aspira a un plan A1 donde la ONU se dedica a los problemas del futuro.
3.-Socialismo colaborativo. Se establece relaciones profundas entre los humanos y estos con las tecnologías se busca alcanzar un futuro sostenible sin detener el progreso tecnológico. Tiene cierta coincidencia con el plan A3 de Turchin.
4.-Tecnologismo. Consiste en la aceptación de que las máquinas superarán a los humanos y este no tiene otra opción que fusionarse con ellas. Incluso, se considera que es lo mejor que le puede pasar. Tiene grandes semejanzas con el plan A4 con respecto a construir un planeta artificial.
5.-Capitalismo postmoderno. Es el momento en que la ideología transhumanista alcanza todo su esplendor dentro del sistema neoliberal. Al cual solo le preocupa el surgimiento de una superinteligencia artificial que pueda poner en peligro el propio desarrollo transhumanista. Coincide con la preocupación del plan A2 y la necesidad de construir una IA amistosa.
6.-Es consecuencia del anterior lleva a un transhumanismo responsable más preocupado por los riegos existenciales en general. Dado su carácter conciliador se mueve entre el plan A1, A2 y A3.

Opino que los planes elaborados por Alexei Turchi pueden ser un buen punto de partida, pero, teniendo en cuenta que se sustenta sobre el paradigma de una singularidad tecnológica.

Como decía al principio nuestra época esta influenciada por cuatro paradigmas predominantes que, por separados, parecen movilizar todos los esfuerzos hacia un futuro mejor (o peor).
• Neloliberalismo (en lo social)
• Transhumanismo (en lo individual)
• Sostenibilidad (en lo ecológico)
• Singularidad (en lo tecnológico)

Del enfoque transdisciplinar de estos paradigmas y las soluciones (éticas, educativas, evolutivas, espirituales, tecnológicas…) que se den, dependerá el futuro de la humanidad.

Recomendación: El gran desafío de la humanidad, en la era de las tecnologías

Imagen: Brighterbrains

Podemos ser o no ser parte de la historia

Habíamos hablado en el artículo anterior, el fin de la historia del hombre, sobre las ideas de Francis Fukuyama, sobre el futuro del hombre, donde vimos que Fukuyama se hacia la eterna pregunta de todos los grandes pensadores sobre ¿qué futuro nos espera? Y concretamente se preguntaba ¿si podían existir otras contradicciones en las sociedades liberales que no pudieran resolverse?

Fukuyama en ese entonces, hace más de veinte años, asumía que el clásico enfrentamiento entre los ideólogos del liberalismo y los ideólogos del socialismo ya había llegado a su final, con el triunfo rotundo de la ideología del libre mercado, como la única capaz de responder plenamente a los intereses humanos (optimismo con el que cerró el siglo XX), pero veía con cierto temor el surgimiento de nuevas alternativas, el de un nacionalismo social y el posible surgimiento de un estado teocrático refiriéndose a los musulmanes; diez años después comenzó a cuestionarse el impacto de la ideología transhumanista y sus consecuencias (en especifico la biotecnología) sobre el futuro de la humanidad. Ahora la pregunta es: ¿son esas las únicas alternativas?

Ahora, a principios del siglo XXI, nos encontramos con que se ha ido incrementado el deterior del planeta y no parece tener solución, las tecnologías cada vez son más poderosas y omnipresentes mientras la enajenación humana parce tomar nuevas formas. Y es como si todas las crisis comenzaran a unirse y nos acercáramos a una crisis total de alcance global y donde las soluciones locales no parecen funcionar. Y en la opinión de muchos, se necesita, cada vez más, de un enfoque transdisciplinar para poder enfrentar la problemática actual.

Podemos afirmar que en el siglo XXI han ido surgiendo nuevas alternativas, que ya habíamos mencionado en el artículo: las posiciones tecnológicas ante el futuro del hombre. Volveremos sobre las ideologías de este siglo que están surgiendo como alternativa a la ideología neoliberal vigente.

transhumanismo-democratico James Hughes, representante de la alternativa democrática al transhumanismo. Director del Instituo para la ética y las tecnologías emergente. A pesar de su enfoque transhumanista asume posiciones de cierto corte progresista en lo social y lo ambiental.

Nuevas alternativas a la ideología neoliberal (capitalismo actual)
1. Tecnologismo. Parte de la aceptación de que las máquinas superaran a los humanos y esto llevará a una nueva era poshumana (singularidad tecnológica). La cual nos lleva a un poshumanismo acelerado y a una superestructura que se monta por encima del capitalismo y que incluso puede desplazarlo, ya que lo único importante sería el progreso tecnológico (super-optimismo tecnológico).
2. Capitalismo posmoderno. Parte de la idea de que el ser humano posee limitaciones que solo pueden ser superadas por medio de la tecnología. Se parte de la ideología transhumanista liberal, donde el camino hacia un futuro poshumano se sucederá de forma espontánea como consecuencia de la necesidad de crecimiento económico del capitalismo. Es la continuidad del capitalismo actual (preservar al capitalismo).
3. Capitalismo progresista. Es consecuencia del anterior, pero con un enfoque más humano o democrático y sigue las ideas de un transhumanismo democrático expuestas por James Hughes, un poco como oposición a la ideología del transhumanismo liberal. Aunque se plantea dentro del capitalismo se proponen realizar ciertas reformas en lo social, lo ecológico y lo económico (democratización del capitalismo)
4. Ecologismo. Parte de que la especie humana está en peligro de extinción y es necesario tomar medidas ecológicas para su protección, y propone una ideología ecologista donde el ser humano no es el centro del universo sino otro integrante más como el resto de los seres vivientes. Se necesita de una cambio de mentalidad que vaya del egocentrismo actual hacia un biocentrismo, algunas posiciones más radicales, proponen un crecimiento cero y hasta de un retorno a la naturaleza (pesimismo ecologista)
5. Socialismo ecológico. Aquí se unen las ideas del socialismo con las del ecologismo pero menos radicales. Se asumen las ideas del desarrollo sostenible y aspira a un crecimiento económico sin degradar al planeta y cono mejoras sociales. Todo indica que los esfuerzos del socialismo moderno, además de las mejoras sociales, deben estar encaminados a tratar de resolver la crisis ecológica actual (ecologismo social)
6. Socialismo progresista. Parte del concepto de que el ser humano no ha alcanzado todo su potencial evolutivo y por medio de su propia fuerza interior y la formación de una consciencia social que acepte la responsabilidad sobre el planeta, sobre las especies y sobre sí mismo, en aras de su propio progreso humano; que incluya relaciones profundas, que sustituyan las relaciones superficiales actuales basadas en la competencia, y que se establezca no solo entre humanos sino, también, entre humanos y tecnologías colaborativas (sostenibilidad tecnológica), siguiendo un enfoque transdisciplinar (colaboración transdisciplinar).

Las posiciones 1, 2 y 3 defienden la idea de un futuro poshumano, mientras las posiciones 4, 5 y 6, la de un futuro sostenible.

Si antes las únicas formas de transformar al mundo, a la sociedad, al individuo, etc. Eran: o los cambios en la estructura social (ej. El socialismo), o los cambios en la mentalidad (ej. El cristianismo). Hoy tenemos un nuevo competidor, que promete cambiar tanto a la sociedad, al individuo, como al mundo: las tecnologías (de esto hemos hablado artículos anteriores y por su puesto en mi libro: “Inteligencia artificial, el futuro del hombre”). En estos momentos, estamos ante el surgimiento de una nueva superestructura tecnológica donde el progreso parece imponerse, con o sin los humanos. La elección nos pertenece a todos.

El fin de la historia del hombre

Luego de la caída del campo socialista, parecía que ya no habrían mas confrontaciones y que la ideología socialista como alternativa al capitalismo había fracasado, lo cual llevo a uno de los ideólogos más importantes del neoliberalismo a anunciar el fin de la historia, todos saben que me refiero al japonés Francis Fukuyama.

Fukuyama, cae en el optimismo de asumir que la ideología occidental se impuesto al mundo (por lo que se acepta su superioridad sobre las otras, incluyendo a la sabiduría oriental, incomprendida por la mayoría de los occidentales). Y opina que el resto de las alternativas ideológicas se han agotado y considera que el triunfo del liberalismo es inevitable tanto en el plano de la consciencia como en el material. Lo que quiere decir que no existirán mas ideologías, al menos no tendrán fuerza para oponerse a la ideología del mercado por lo que al quedarse la humanidad sin ideologías alternativas, estaremos, entonces, ante el fin de la historia, donde una sola ideología, la neoliberal, predominará por los siglos de los siglos.

Siguiendo a Hegel, Fukuyama, cree que el fin de la historia se produce en un momento absoluto, cuando triunfaba la forma definitiva, racional de la sociedad y del Estado. Estamos hablando de una ideología única o de un mundo único (Los defensores de la poshumanidad también hablan de alcanzar un único mundo).

Para Hegel la consciencia en la causa que mueve a los acontecimientos entendidos como ideologías, las cuales no se limitan solo a la política sino también a la religión, la cultura y el conjunto de valores molares subyacentes a cualquier sociedad. En cambio Marx, relego toda la esfera de la consciencia (religión, arte, cultura, filosofía) a una superestructura que estaba determinada por el modo de producción prevaleciente (ver concepto de superestructura).

Por otra parte, Marx afirmaba que en la sociedad liberal existía una contradicción fundamental que no podía resolverse dentro de su contexto, la que había entre el capital y el trabajo. Cuando en realidad las contradicciones nacen, no del contexto social, que es donde se reflejan, sino dentro de la consciencia o mentalidad que se ha ido conformando y de la que nace la ideología y el accionar en el mundo.

Siguiendo las ideas de Fukuyama las ideologías han pasado por las siguientes fases.
• Tribales
• Esclavistas
• Teocráticas
• Democráticas (capitalistas).

Y las alternativas que han surgido a la ideología del neoliberalismo son:
• Fascismo
• Comunismo
• Nacionalismo (Nacional socialista)
• Estado teocrático (Islam)
Fukuyama considera que las dos primeras ya han fracasado. Y que las religiones solo funcionan a nivel individual con excepción de la musulmana.

Para Fukuyama una vez desaparecidos los grandes desafíos del fascismo y el comunismo como ideologías alternativas, el camino estaba libre para la ideología neoliberal. Y se preguntaba ¿si podían existir otras contradicciones en las sociedades liberales que no pudieran resolverse? O sea. ¿Existen otras contradicciones más allá de las de clases que no puedan resolverse? Fukuyama plantea dos: la religión y el nacionalismo.

Aunque acepta que existe un renacimiento de las religiones cristiana, judía y musulmana, debido al vacío espiritual que produce en nodo de vida consumista, afirma que no se necesita de la perspectiva de la religión. Después de la revolución científico-técnica y con ella, la aceptación de la razón instrumental; todos los pensadores, que se consideran “serios”, tienden a ignorar la dimensión espiritual en el ser humano, un error que también cometió el marxismo; lo cual no sucede con las nuevas tendencias socialistas en América Latina cuya matiz religioso es evidente.

Fukuyama, no puede escapar a su contexto social y como representante de la ideología dominante afirma que la mayoría de los países del tercer mundo (los del sur) seguirán atrapados en la historia y será motivo de conflictos por muchos años. De ahí que os que los ignore y se concentre en los países desarrollados del norte. En su pensamiento está arraigada la idea que las civilizaciones superiores deben dominar a las civilizaciones inferiores, para acabar con la barbarie.

Fukuyama, ve el fin de la historia como algo repetitivo y monótono donde una de las preocupaciones seria el medio ambiente (no ve las consecuencias reales del deterioro del planeta). Lo que quiere decir que llegaremos a un futuro sin contradicciones ni luchas de clase, ni problemas ecológicos y que las tecnologías estarán en función del libre mercado y del crecimiento económico el cual parecería ser infinito y las desigualdades sociales dejarán de ser un problema (al menos en el sentido político) ya que la pobreza se irá reduciendo mientras la riqueza seguiría aumentando. Ni que decir de los países del sur (tercer mundo) los cuales prácticamente no son parte de esta historia. Por suerte hoy son los países del tercer mundo los que están haciendo la historia.

La historia reciente ha demostrado todo lo contrario y muchos de esos países del sur hoy forman parte de las nuevas naciones emergentes, sino piensen en las BRICS.

Sin embargo, diez años después Fukuyama reconoció su error al querer predecir el fin de la historia basándose solamente en la evolución progresiva de las instituciones políticas y en la economía sin tener en cuenta el progreso tecnológico. Y dijo, entonces: la historia no puede terminar, puesto que las ciencias naturales (se refiere a la biotecnología) actuales no tienen fin, y estamos a punto de alcanzar nuevos logros científicos que, en esencia, abolirán a la humanidad como tal (existe una transición del fin de la historia al fin de la humanidad).

Por lo que acepta que el principal defecto del fin de la historia es no reconocer que la ciencia puede no tener fin (el progreso tecnológico es cada vez mas autónomo y acelerado) y su preocupación se centra fundamentalmente en el desarrollo de la biotecnología y su posibilidad de cambiar los límites de la naturaleza humana.

A Fukuyama le preocupa el poder de la biotecnología (ignora el resto de las llamadas tecnologías convergentes, NBIC) y su intervención en la naturaleza humana, a lo que dice: la biotecnología podrá lograr lo que las radicales del pasado, con sus técnicas increíblemente crudas, eran incapaces de conseguir: generar un nuevo tipo de ser humano. Y cree que no será fácil separa las tecnologías de uso terapéuticos de las de mejora

En uno de sus artículos considera al transhumanismo como la idea más peligrosa del mundo y arremete contra él cuando dice: la falta de respeto que enfrentamos, la insatisfacción con nuestra situación actual, que ha sido el sustento de la Historia como tal, de repente desaparecen, no como resultado de la democracia liberal, sino porque súbitamente hemos descubierto como alterar esa pequeña parte de la química cerebral que era desde un primer momento la fuente del problema.

Yo pienso que fueron varios los errores presentes en el fin de la historia:
• Negar la condición espiritual humana y la necesidad de un cambio de mentalidad.
• No tener en cuenta el progreso tecnológico (el único que el acepta actualmente pero refiriéndose a la biotecnología)
• Negar el poder renovador del socialismo y su adaptación a los nuevos tiempos.
• Prácticamente excluir a los países del sur de la historia
• Ignorar no solo lo injusto del modelo capitalista sino también la pérdida de valores espirituales y el afán de llenar ese vacío por medio un consumismo creciente y desmedido
• Subestimar las consecuencias del deterior del planeta y la crisis ambiental en la que estamos abocados.

Una vez aceptado, como su único error, el no haber considerado el progreso tecnológico (muy común en el pensamiento convencional vigente) Fukuyama acepta como inevitable el paso a un futuro poshumano y dice: el carácter abierta de las actuales ciencias naturales indica que la biotecnología nos aportara en las dos generaciones próximas las herramientas que nos van a permitir alcanzar lo que no consiguieron los ingenieros sociales del pasado. En ese punto habremos concluido definitivamente la historia humana porque habremos abolido los seres humanos como tales. Y entonces comenzara una nueva historia poshumana.

Al final, Fukuyama pasó del optimismo capitalista a compartir el pesimismo ecologista de que nos encontramos ante el final de la especie humana, solo que la mayoría de los ecologista siguen sin tener en cuenta la dimensión tecnológica y las consecuencias que esta tendrá, mientras que Fukuyama, como ideólogo del neoliberalismo, ha visto las contradicciones propias que están surgiendo y que la única opción viable en el contexto actual (y dada la mentalidad y la cosmovisión impuesta por el capitalismo) es un futuro poshumano, y con ello el fin de la historia de la humanidad, tal como la conocemos hoy.

Pueden ver un enfoque sobre el transhumanismo en mi libro: “Inteligencia artificial, el futuro el hombre”.