La relación humanos-tecnologías, la inteligencia artificial y el enfoque sistémico-cibernético (1)

1366_2000

Comparación entre inteligencia artificial y cibernética

Relación entre la cibernética y la inteligencia artificial (IA)

La cibernética, es la construcción de maquinas autónomas y permite una comprensión estructural y funcional de los sistemas vivientes, buscando analogías entre los sistemas vivos y los sistemas artificiales.

Para la cibernética, la complejidad es vista como la evolución, de cómo los cambios se producen en los sistemas artificiales (máquinas autónomas) y su interacción (simbiosis) con los sistemas vivos. Por eso cuando en la cibernética se habla de máquinas se refiere a máquinas autónomas a diferencia de la inteligencia artificial que cuando habla de máquinas se refiere a máquinas inteligentes. Mientras la preocupación de la cibernética son las máquinas que se auto-regulan y se auto-organizan, para la inteligencia artificial su tema de estudio es como construir una máquina inteligente que iguale o supere la inteligencia humana.

La inteligencia artificial nace dentro del pensamiento positivista, mecanicista y reduccionista desde este enfoque solo cabe pensar en una IA alineada a los intereses humanos.

La IA se basa en máquinas inteligentes basadas en el procesamiento de información, programas que se ejecutan y manipulan bases de conocimientos, introducidos por el programador, por lo que son sistemas cerrados y no interactúan con el entorno. Es significativo el hecho de que la IA ve la evolución como máquinas inteligentes que alcanzan a igualar y superar la de los humanos y que serán capaces a su vez de auto-programarse y construir máquinas más inteligentes. Es obvio que estamos ante una retroalimentación positiva: máquinas inteligentes que a su vez construyen máquinas más inteligentes y así infinitamente. Esta es la idea central de la singularidad tecnológica.

En cambio la cibernética, tiene como fundamento para la evolución, la retroalimentación negativa, o sea la regulación del sistema para lograr su adaptación al entorno, no crece infinitamente sino que se va ajustando por medio de la interacción no solo con el entorno sino también con los sistemas vivos y con otras máquinas (sistemas artificiales)

Una idea interesante es que para la cibernética los sistemas por una parte son abiertos informacionalmente están en interacción con el entrono  y por otra  parte son sistemas cerrados organizacionalmente, lo cual le permite conservar su orden interno y funcionar como un sistema en equilibrio. Cuando se rompe el orden interno el sistema se desorganiza y deja de funcionar como tal (las máquinas autónomas son a la vez dependientes e independientes del entorno). O sea, su gestión organizativa se realiza hacia dentro (cerrada) para evitar el caos y el desorden mientras su gestión de la información es abierta, procesa la información del exterior y se reajusta al entorno por medio de la retroalimentación. Por naturaleza los sistemas tienden hacía el equilibrio del sistema y a controlar los desórdenes de manera neguentrópica, con el fin de mantener la organización. En este proceso se dan la adaptación y cambio del sistema, pero siempre hacia el equilibrio como respuesta a las amenazas tanto internas como externas.

Podemos sacar la conclusión que las máquinas cibernéticas son sistemas autónomos que están en interacción, no solo con el ambiente sino también con los sistemas vivos, lo cual ira produciendo una sinergia entre las máquinas autónomas y los humanos y con ello una transformación de la cual emergen nuevas organizaciones acorde con el propósito del sistema (metasistema) como un todo.

Inteligencia artificial (IA): máquinas (inteligentes) que como sistema artificial serán capaces de hacerse cada vez más inteligentes por sí mismas (retroalimentación positiva, proceso lineal y exponencial) hasta superar a los humanos. Deberán, inicialmente, ser programadas para que estén alineadas con los intereses humanos (sistema cerrado al que se le suministra conocimientos). En general la maquina es vista como un mecanismo separado de los humanos y que se desarrolla dentro de un entorno digital

Cibernética: máquinas (autónomas) que como sistemas artificiales se desarrollan en interacción (colaboración) y en equilibrio con los humanos (enfoque sistémico-cibernético) y tendrán como finalidad un mismo propósito general. Se produce una sinergia en la que sujeto no pierde su condición humana (ectosimbiosis mutual). Las máquinas como un mecanismo en interacción con los humanos y con el entorno natural (abiertas al entorno). Ectosimbiosis mutual que busca el equilibrio del sistema como un todo y sigue el principio de recursividad (retroalimentación negativa).

Enfoque sistémico-cibernético (desde la complejidad), nueva mentalidad donde el humano por medio del conocimiento que se va obteniendo en su sinergia con las tecnologías inteligentes, alcanza la sabiduría.

Desarrollo presente y futuro de la IA y la cibernética (líneas de investigación)

1.-Surgimiento de máquinas inteligentes desde la cosmovisión de las tecnologías

Enfoque mecanicista-cognitivo

  • Super-inteligencia artificial. Singularidad tecnológica. La IA más inteligente que los humanos, la cual tendrá su visión tecnologista del mundo. Las tecnologías son la solución a todos los problemas desde un enfoque cognitivo (tecno-centrismo). Tiene como representantes a Vernor Vinge, Hans Moravec y Ray Kurzweil (uno de los ingenieros principales de Google)
  • IA alineada con los intereses humanos. Se persigue la construcción de una IA controlada para que no sea un peligro. Las tecnologías pueden ser reguladas por los científicos. La IA se desarrollo en centros de investigación (tecno-democracia). Entre sus representantes se encuentra el filósofo, Nick Bostrom
  • IA como fuerza productiva. Se integra a la gestión productiva de las transnacionales, como su know how, ya sea como un futuro servicio o para elaborar nuevos productos. Sera una IA privada en manos de las transnacionales. Las tecnologías en función del mercado (tecno-liberalismo). Tiene como representante a Google, Microsoft, IBM, Apple, etc.

2.-Surgimiento de máquinas inteligentes desde la cosmovisión de la complejidad

Enfoque sistémico-conexionista

  • Cerebro global. Se produce un superoganismo global, debido a que cada vez existen más conexiones entre humanos y maquinas (retroalimentación positiva). Las tecnologías como solución a todos los problemas desde un enfoque conexionista (tecno-centrismo). Conexión en red humanos-máquinas que alcanzan un metasistema y donde se produce una sinergia con las tecnologías en la que se pierde el sujeto (individuo) y da lugar a una supraconciencia en red. Su máximo exponente es Heilyghen
  • Inteligencia colectiva. Aspira a que la inteligencia se puede compartir para encontrar soluciones colaborativas a los problemas. En la práctica, se busca explorar nuevas aplicaciones que saquen provecho de la inteligencia colectiva. Las tecnologías como investigación para que sean beneficiosas (eco-tecno-social). Su representante principal es Thomas Malone del MIT
  • Inteligencia ampliada como metasistema colaborativo producto de las relaciones entre humanos y máquinas dada las complejas interrelaciones que están surgiendo. Se produce una fusión de los dos puntos anteriores pero teniendo como desarrolladores a la sociedad civil, en lugar de los centros de investigaciones o las transnacionales (como en el enfoque mecanicista-cognitivo). La inteligencia artificial va creciendo y desarrollándose junto a los humanos y ambos se hacen más inteligentes y sabios (eco-tecno-complejidad). Tendrá una visión compartida con los humanos (superorganismo colaborativo). Aun no se ha definido totalmente, pero debe tener como motor impulsor a la comunidad de software libre que se irá transformando en una comunidad abierta de software inteligente.

¿Cómo construir una IA amigable?

Programadas alineadas con los intereses humanos. Hoy los intereses humanos están regidos por el merco-centrismo y carecen de un propósito compartido

Debemos preguntarnos si la humanidad tiene claro cuál es su propósito

Los eticistas no deben estar para que se le programe a la máquina que es bueno o que es malo sino para que ensenen a los programadores a como ser mejores humanos y con ello a realizar programas más éticos. Con respecto a las máquinas se les debe ensenar, no solo a ser más inteligentes, o productivas, sino también a ser mas colaborativas y solidarias con los humanos y deben integrarse al progreso humano.

Actualmente tenemos que la ley del mercado es un sistema de equilibrio para la economía desde las ganancias, pero, a su vez, responde al equilibrio como ley universal, de ahí que se coloque el sistema de equilibrio del mercado por encima de los otros sistemas, incluso, cuando en muchos casos el equilibrio del mercado perjudica el equilibrio social y el equilibrio ecológico.

Si las máquinas se usan principalmente en el equilibrio del mercado este va a aumentar los desequilibrios en los otros sistemas. Y si no aceptamos un equilibrio universal que acepte a todos los sistemas y los pone en equilibrio crearemos una desigualdad capaz de destruir el planeta y a la propia humanidad.

Todos los sistemas para lograr el equilibrio deben mantener un propósito, el propósito es parte de la condición de los sistemas y los humanos como sistema social tienen sus propósitos. Del equilibrio del sistema surge un propósito que luego mantiene ese equilibrio. El propósito, está presente en todos los sistemas: ecológico, social, biológico, sicológico aunque no sea de manera consciente, solo los humanos son conscientes de sus propósitos.

Imagen: xataka

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Relación humanos y tecnologías

desarrollo-cientifico-temaDimensión tecno-bio-psico-social

Durante años se ha repetido que el hombre es una criatura bio-psico-social, lo cual es cierto, pasándose por alto la dimensión tecnológica, cuando en realidad el hombre, desde sus orígenes, se ha movido en cuatro dimensiones tecno-bio-psico-social. Omisión que nos ha llevado a ver a la tecnología como algo ajeno al verdadero progreso humano, lo que ha conducido a posiciones encontradas entre los defensores del progreso tecnológico a toda costa y a todo riesgo y los defensores de un progreso humano, casi,  independiente de las tecnologías.

Sin embargo seguimos repitiendo que el potencial humano es un producto, biológico, psicológico y social y seguimos ignorando el papel que juega la tecnología en el desarrollo humano, por lo que debemos dejar atrás el enfoque bio-psico-social y comenzar a enfocarnos el aspecto tecnológico como intrínseco al ser humano y hablar de desarrollo tecno-bio-psiquico-social.

Dependencia de un contexto social cada vez más tecnológico

Y aunque para nadie es un secreto que somos criaturas sociales y que no podemos vivir fuera del contexto social, somos totalmente dependientes de la vida social y las relaciones que durante siglos se han establecido, solo que estas relaciones, cada vez se soportan más en los medios tecnológicos, que han ido desde la imprenta, la radio telefonía, las computadoras hasta llegar a los modernos medios sociales de comunicación: blogs, wikis, redes sociales, etc. Es indudable que las tecnologías forman parte de nuestro quehacer diario.

Si lo biológico y lo psíquico forman parte del cuerpo humano (restringiéndonos solamente al cerebro y olvidando la interpretación antigua del alma), lo social no; este es considerado como externo al cuerpo, pero dada su importancia no se concibe al humano sin el factor social y su papel en la formación del individuo; lo mismo sucede con la tecnología. Hoy es imposible imaginarse al ser humano sin la tecnología y sus aplicaciones en la comunicación, en la educación, en el propio individuo: prótesis, espejuelos, lentes, dispositivos, etc.

Dándole connotaciones extrasensoriales, podemos decir que desde la prehistoria humano lo biológico ha tenido una interpretación cósmica, debido a las limitantes físicas de los humanos (la tecnología fue supliéndolas con el tiempo) y su relación con una poderosa naturaleza (caracterizada como mágica, lo psicológico se ha tratado de comprender a través del alma y los espíritus que la trascienden, lo social como comunidades (aldeas) primitivas y lo tecnológico como las herramientas que permitían al hombre subsistir en un medio hostil. O sea que desde sus inicios el hombre ha sobrevivido gracias al uso de la tecnología.

Las tecnologías históricamente se han ido integrando al contexto humano. Sin embargo, ahora estamos asumiendo que la aceleración tecnológica se saldrá del control humano, cuando, en realidad, las prohibiciones tecnológicas son debidas a que vivimos un contexto de poder que va a llevar a un mal uso de las tecnologías, lo que hace necesario cambiar al contexto de poder y transformar la mentalidad humana. Las tecnologías hoy son un medio, mañana dado su crecimiento aparentemente ilimitado y en muchos casos descontrolado sometidos a la ley de la competencia por los mercados o del poderío militar, se convertirán en un fin en sí misma dotadas de autonomía, para entonces la tecnología será otra inteligencia más que podrá competir por los recursos (otro depredador) o cooperar junto a los humanos. ¿Estaremos ante una invasión de la tecnología de todo lo humano o ante una integración armónica?

Progreso humano vs progreso tecnológico

Hoy estamos ante el dilema de alcanzar un progreso verdaderamente humano o un progreso tecnológico y es que para los humanistas, en el mejor de los casos, las tecnologías no pasan de ser una herramienta; en el peor de los casos, resulta un peligro y debe estar bajo el más estricto control. En el otro extremo los tecnologistas ven a la tecnología como una bendición y consideran que el progreso humano, como tal, ya alcanzó todo su esplendor y más bien se encuentra estancado. Cuando en verdad, aceptémoslo o no, la tecnología es parte de nuestras vidas y en la actualidad, sin ella, nos convertiríamos en seres minusválidos, y es que, la dimensión humano hace rato que dejo de ser bio-psico-social para convertirse en tecno-bio-psico-social.

Por otra parte, los tecnologistas están convencidos que la única solución, consiste en la fusión entre humanos y tecnologías, dada las posibilidades que esto traerá al ser humano, siendo la ideología transhumanista su máxima representante y parten de la idea que el ser humano, producto de esa unión, superara todas sus limitaciones heredadas de su condición biológica: envejecer, enfermarse, morirse. Con un enfoque más abarcador, la singularidad tecnológica, ve como inevitable el que las máquinas debido a su propio crecimiento acelerado llegarán a igualar a los humanos y posteriormente superarlos (superinteligencia artificial), por lo que no nos queda más remedio, según sus defensores, que prepararnos para este acontecimiento, y plantean que la forma de prepararnos es acelerando este proceso para que ocurra cuanto antes, otros comienzan a pensar en los riesgos que esto podría traer.

Como he dicho anteriormente, el problema radica, que históricamente se ha vista separado el progreso humano del progreso tecnológico, al igual que ha visto separado el desarrollo social (crecimiento económico) de la evolución natural (ecosistema). Ya que el concepto actual de progreso humano es compatible con un progreso tecnológico transhumano, ya que se busca el éxito, el individualismo, la competencia, la ganancia, lo que lo hace ajeno a un progreso humano basado en la espiritualidad, el amor, la cooperación. El ser humano de forma inconsciente apostó por un futuro posthumano (al igual que apostó por el crecimiento económico a expensa del deterioro del planeta) y es necesario que tome consciencia sobre los pro y los contra así como de las consecuencias y de las alternativas que tiene. Porque en verdad, las tecnologías según se hagan inteligentes, irán aprendiendo de nosotros y cometerán nuestros mismos errores en una magnitud que no tendrá precedentes en la historia.

Es decepcionante ver como los tecnologista ponderan las posibilidades de las máquinas y descartan toda posibilidad de lograr un progreso humano desde la propia condición humana, la cual debe ser desechada como un traje viejo. En opinión de muchos el progreso humano aun no se ha agotado y las potencialidades del ser humano siguen latentes, solo que el camino más fácil no siempre es el verdadero. Y es que nos hemos acostumbrado a comprarlo todo, a adquirirlo todo desde afuera, lo que nos lleva a creer que también podemos comprar nuestro propio progreso humano, lo cual nos lleva a la necesidad de comprender en qué consiste el progreso humano y que define a la condición humana

Son muchos los tecnofuristas que ven una confrontación entre humanos y la tecnologías y aseguran, “Inteligencia artificial, el futuro del hombre”, que la tecnología terminara conquistando a los humanos, lo mismo que estos hicieron antes con la naturaleza, y es que la tecnología se atasca debido a nuestra limitación como seres verdaderamente humanos somos la causa de las preocupaciones sobre las tecnologías y su mal uso; de que escapen al control humano, de que nos dominen: las tecnologías son una consecuencia de nuestro contexto de poder y de nuestra ideología individualista. No podemos escapar del círculo de poder y de una relación entre dominantes y dominados, por eso hay que romper con la estructura actual y visualizar una nueva etapa basada en la cooperación y buscar alternativas viables para un desarrollo tecnológico que se integre al progreso social y espiritual del ser humano desde un enfoque cooperativo que nos permite alcanzar un futuro verdaderamente sostenible.

Como manejarse con las nuevas tecnologías

Por suerte hasta hoy el hombre siempre ha sabido manejarse con las tecnologías como estructura, con más o menos éxito (siempre han surgido uno que otro desastre tecnológico). Un ejemplo exitoso ha sido el uso del automóvil, el cual obligó a profundos cambios en la estructura de los países, tales como carreteras, código de transito, semáforos, policías de tránsito, etc. Para poder garantizar la circulación de los vehículos con el mínimo de accidentes. Con gran despliegue de conocimientos (no digo sabiduría), el hombre ha sabido sortear las dificultades que han ido surgiendo a lo largo de su historia teniendo siempre a la tecnologías como un medio para sus fines, hayan sido estos para el beneficio de la humanidad o para su destrucción.

Hay que pensar en una sostenibilidad tecnológica que siga los conceptos de la sostenibilidad y el desarrollo sostenible pero enfocados a la tecnología y la aceleración que está sufriendo, así como la tendencia a convertirse en superestructura y las consecuencias que tendría al no estar preparados para este escenario donde las tecnologías emergentes tendrán un papel preponderante. No se puede ignorar que estamos en la era de las tecnologías y es un grave error ignorar nuestra relación entre el progreso humano y el progreso tecnológico, hoy el desarrollo sostenible ignora el impacto que esta tendrá y se queda a medias en sus propósitos.

Para Mclntyre y otros autores, el desarrollo sostenible considera, de forma general, tres principios.

  • La sostenibilidad ecológica garantiza que el desarrollo sea compatible con el mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales, de la diversidad biológica y de los recursos biológicos.
  • La sostenibilidad social y cultural garantiza que el desarrollo aumente el control de los hombres sobre sus propias vidas, sea compatible con la cultura y los valores de las personas afectadas, y mantenga y fortalezca la identidad de la comunidad.
  • La sostenibilidad económica garantiza que el desarrollo sea económicamente eficiente y que los recursos sean gestionados de modo que se conserven para las generaciones futuras.

Yo agregaría un cuarto principio, el de sostenibilidad tecnológica.

  • La sostenibilidad tecnológica garantiza que el desarrollo de las tecnologías y su crecimiento acelerado sea compatible con el progreso humano, su evolución y trascendencia en el tiempo, sin que este pierda su esencia humana.

Quizás este sea el mayor desafío de la humanidad, el de cambiar su mentalidad y su estructura social competitiva y hegemónica, para que las tecnologías inteligentes puedan coexistir con los humanos y con el entorno natural sin que se conviertan en una amenaza.

Hoy se hace necesaria una sostenibilidad tecnológica que permita que las tecnologías se integren al progreso humano y sea capaz de cumplir con los siguientes requerimientos:

1.-Aprender a manejarse con los nuevos conocimientos que están surgiendo del acelerado crecimiento de las tecnologías (progreso tecnológico) que amenaza con descalificar al progreso humano, al que consideran que ya se agotó y que debe dar paso al progreso tecnológico por su carácter de progreso infinito (que trasciende en el tiempo) y ven como única solución una fusión entre humanos y tecnología.

2.-Alcanzar la colaboración humano-tecnología, la cual nos puede llevar a un cambio de mentalidad (consciencia social) basado en el desarrollo de tecnologías colaborativas que fomenten la cooperación en lugar de la competencia, lo cual lleva a un cambio en la estructura social de una competitiva a una colaborativa.

3.-Lograr una sinergia entre humanos y tecnologías por medio de la cooperación y la complementación, como especies diferentes con sus características, su propio espacio vital y donde cada cual mantiene su propia condición (en lo que cada cual es mejor)

Es necesario aprender desde hoy a manejarnos con las tecnologías del futuro: con el impacto de las tecnologías convergentes (NBIC), de las inteligencias artificiales, hay que estar preparados para enfrentar una ideología transhumanista que propone el paraíso en la tierra, saber que no basta con prohibir tal o cual investigación hay que buscar alternativas viables al desarrollo humano, un desarrollo que en cooperación con la tecnología busque potencial el crecimiento espiritual, donde crezcan de forma armónica lo natural, lo espiritual y lo artificial.

Se necesita de una estrategia de cómo manejarnos con los nuevos conocimientos tecnológicos para evitar ir a ciegas al futuro y el riesgo de una crisis total donde los problemas alcancen una magnitud que nos arrastren a soluciones desesperadas. Todavía estamos a tiempo.

 

Imagen: Eticavirtual

¿Cómo será la relación entre humanos y tecnologías? (1)

libro-portada-ia_Posiciones ante la relación entre humanos y tecnologías

Para algunos la tecnología nunca superará a los humanos, pero dada las tendencias actuales donde la tecnología es cada vez más autónoma (fábricas manipuladas por robot que no necesitan de los humanos) a la vez que asumen roles que antes se consideraban inteligentes: jugar ajedrez (ya derrotan al campeón mundial), diagnósticos, predicciones, cada vez son más las actividades intelectuales, sobre toda aquellas relacionadas con el cálculo, donde la máquina es imprescindible y no se vislumbra que este crecimiento tenga límites. Si a esto le unimos que, hoy más que nunca, la tecnología se ha convertido en un medio de poder; nada detendrá su crecimiento y nadie estará exento de la mala utilización de la tecnología consciente o inconscientemente.

Veamos las posiciones ante el progreso tecnológico.

Las discrepancias surgen a partir de la consideración que se tenga sobre el impacto tecnológico sobre la sociedad. Si creemos que las tecnologías siempre serán una infraestructura controlada por los humano o aceptamos que dado su crecimiento acelerado, su cada vez mayor autonomía y su creciente inteligencia (a lo cual no se le ve limites), se puede aceptar que se convertirán en una superestructura capaz de compartir las decisiones con los humanos.

1.- Ingenua: Las tecnologías nunca superaran a los humanos. El humano es quien la crea y estas nunca dejarán de ser un medio y siempre estarán bajo control.

2.- Competitiva: Se parte del principio de que siempre unos dominaran sobre otros, que los enfrentamientos son inevitables y que la evolución se basa en la ley del más fuerte; por lo que la vida es una lucha por el control, por dominar a los demás; a la ciencia, a la naturaleza. Consideran que es inevitable el enfrentamiento entre humanos y tecnología. Los competitivos se dividen a su vez en dos grupos, los que defienden la aceleración tecnológica y los que proponen el control de las tecnologías ante sus posibles riesgos.

a) Aceleración: Las tecnologías inevitablemente superaran a los humanos y este no tendrá otra opción que dejarse guiar. El progreso tecnológico es la única solución, por lo que es imprescindible, desarrollar, acelerar y aplicar sobre el ser humano todo el potencial tecnológico cuanto antes. Se defienden la idea de una superinteligencia artificial. Asume el papel de una tecno-religión donde solo las tecnologías nos pueden salvar, las que se convertirán en una superinteligencia que será capaz de reconstruir a los humanos y al planeta. Singularidad tecnologica

b) Control: Los humanos nunca dejarán que las tecnologías lo superen y siempre existirá la forma de tenerlas bajo control. La preocupación por las tecnologías los divide en dos grupos, los que quieren prohibirlas y los que proponen un uso cauteloso.

  • Actitud prohibitiva. Prohibir el desarrollo de todo el potencial tecnológico por motivos religiosos o ecológicos. Los riesgos son enormes y desconocidos y asumen que la tecnología sustituirá a los humanos (los transhumanistas llaman a este grupo bioluditas). Asume que el progreso humano es independiente de las tecnologías y estas más bien lo que hacen es alejarlo de su espiritualidad por lo que las tecnologías deben ser limitadas o prohibidas. Defiende la idea de que el ser humano debe retornar a la religión, a la naturaleza o a una sociedad más simple y abandonar su modo de vida actual consumista, hedonista e irresponsable. Bioconservadores luditas
  • Actitud precavida. Se debe controlar el desarrollo tecnológico teniendo en cuenta su impacto sobre la sociedad y las consecuencias que tendrá sobre el individuo. Las tecnologías deben ser controladas y en caso de duda deben ser prohibidas se ddefienden la idea de un desarrollo sostenible basado en el principio de precaución donde el progreso tecnológico estará subordinado al progreso humano y debe mantenerse bajo su control. Se persigue que las tecnologías siempre esten en función de los intereses humanos y regulados por estos y se deben priorizarse las tecnologías renovables y prohibirse aquellas que representan algún tipo de riesgo (precaución). Bioconservadores

3.- Simbiótica: Se cree que la solución está en alguna forma de simbiosis (sinergia) humano-tecnología, llámese fusión, colaboración, integración, unión, complementación, etc. Por lo que se asume una nueva dimensión del problema: lo tecnológico; y la necesidad de aceptar la condición de seres tecno-bio-sico-social. Se dividen en dos grupos: los que aspiran a fusionarse completamente con la tecnología y los que aspiran a una forma de integración cooperativa.

a) Endógena (fusión): Dada la estructura competitiva actual, los humanos y las tecnologías se fusionarán. Con dos tipos de enfoques.

  • Actitud transformadora. El mercado guiará el desarrollo tecnológico y decidirá lo mejor para el ser humano, que sin dudas será avanzar hacia la transhumanidad. Ya que las tecnologías, inevitablemente, superaran a los humanos, la única opción es fusionarse y evitar (renunciar al enfrentamiento) una competencia desigual. Se parte de la idea del Ciborg, con lo que se aspira a alcanzar una superinteligencia hibrida. Las tecnologías se fusionarán con los humanos en aras de una economía y de un humano eficiente ya que las maquinas se irán integrando a la economía capitalista y responderán a los intereses del mercado y según se hagan más inteligente se convertirán en otro competidor. La fusión será con el fin de ser más competitivo, poderoso y eficiente, y estará sujeta a la ley del mercado. Transhumanismo liberal.
  • Actitud mejoradora. Desarrollar el potencial tecnológico evitando los riesgos y aplicarlo de forma responsable en el ser humano, los riesgos son manejables, se aspira al mejoramiento humano por medio de las tecnologías, su visión encaja dentro del contexto de una superinteligencia biológica ya que el humano se irá mejorando por medio de las tecnologías buscando, mejorar la salud, la inteligencia, la belleza, etc. Sin deteriorar el planeta, ni aumentar las desigualdades. Transhumanismo democrático.

b) Exógena (cooperación): Se debe avanzar hacia una estructura colaborativa donde los humanos y las tecnologías se integraran de forma cooperativa, respetando la naturaleza del ser humano, tiene como objetico aprender a manejarse con las tecnologías con el fin de alcanzar una superestructura tecnológica cooperativa donde los humanos y las tecnologías colaboran en el progreso humano y se defiende la idea de una superinteligencia colectiva. Es necesario manejarse con los nuevos conocimientos para no ir a ciegas al futuro y donde las tecnologías vayan alcanzando su propio progreso, estas deben ser desarrolladas, desde sus inicios, con fines colaborativos para que se integren a un verdadero progreso humano donde se mejore la evolución humana en toda su dimensión (tecno-bio-psico-social) desde una sostenibilidad que permita la trascendencia de la especie humana y que por el camino, no se pierda la condición de ser humano. Sostenibilidad tecnológica.

El último punto nos lleva a un cambio de mentalidad y a un nuevo enfoque sobre nosotros mismo y a la responsabilidad sobre nuestro pensamiento y nuestras acciones. Donde debemos definir nuestra posición ante la naturaleza (como amos o protectores), nuestro compromiso con toda la humanidad y con las generaciones venideras así como nuestra relación con la tecnología. Nuestro pensamiento actual y nuestro contexto socioeconómico basado en la lucha por el poder, nos llevan inevitablemente a la competencia y a la confrontación no solo entre humanos sino también entre humanos y máquinas.

Sacado y ampliado del libro Inteligencia artificial, el futuro del hombre.

Libro: Crisis en el siglo XXI

Reseña del libro

Una de las mayores amenazas que enfrenta la humanidad consiste en la degradación del planeta y los efectos que se están produciendo por las acciones humanas dada su actitud irresponsable con la naturaleza. El libro comienza con el cuestionamiento realizado por Bucky Fuller: “El desafío: Si el éxito o el fracaso del planeta y de los seres humanos depende de cómo soy y lo que hago… ¿Cómo sería yo? ¿Qué haría yo?”.
A lo largo del libro en sus cuatro capitulo se reflexiona sobre los desafíos que enfrentamos y las crisis que se han producido y que se tornarán cada vez más compleja durante el siglo XXI.
En el capítulo I, se describe el desarrollo sostenible y sus acciones ante los efectos que estamos sufriendo desde un enfoque preactivo subestimando el papel de las tecnologías en los nuevos escenarios que se avecinan.
Precisamente en el capítulo II se toca el tema de las tecnologías y del conflicto que se establece entre el hombre y las máquinas y se retoma la vieja pregunta de si las máquinas superaran a los humanos y los riesgos que representa, para ello se adentra en el pensamiento de cuatro de los más significativos representantes del pensamiento tecnologista: Moravec, Kurzweil, Bostron y Warwick y sus planteamientos futuristas y el impacto que está teniendo la ideología transhumanista sobre la humanidad.
En el capítulo III se destaca la posibilidad de las tecnologías y su carácter emergente y la sinergia que está produciendo entre la nanotecnología, biotecnología, infotecnología y cognotecnología (NBIC), lo cual llevara a una aceleración de las tecnologías y al temor de que las tecnologías crezcan fuera de control lo cual lleva a la necesidad de aprender desde el presente a manejarse con las nuevas tecnologías y a establecer la base de cómo será la relación entre humanos y tecnologías.
El último se enfoca hacia lo que debería ser la mayor preocupación de nuestro tiempo: la crisis espiritual, como la semilla de todas las crisis. Se plantea la necesidad de una ética global y de principios éticos universales y la necesidad de una visión del futuro compartida y la búsqueda del crecimiento espiritual.
Este libro es el primero de una colección bajo el titulo: “Desafíos contemporáneos”, a este seguirán otros libros que irán tocando los diferentes desafíos que estaremos enfrentando a lo largo del siglo XXI.

Disponible desde aquí

Humanos y tecnologías, hacia una nueva relación (1)

La ideología transhumanista nos obliga a cuestionarnos que es lo humano y en que consiste la condición humana y que papel tienen las tecnologías en el desarrollo del potencial humano.

 Hasta hoy seguimos repitiendo que el potencial humano es un producto, biológico, psicológico y social y seguimos ignorando el papel que juega la tecnología en el desarrollo humano, por lo que debemos dejar atrás el enfoque bio-psico-social y comenzar a enfocarnos el aspecto tecnológico como intrínsico al ser humano y hablar de desarrollo tecno-bio-psiquico-social.

 Dándole connotaciones extrasensoriales, podemos decir que desde la prehistoria humano lo biológico ha tenido una interpretación cósmica, debido a las limitantes físicas de los humanos (la tecnología fue supliéndolas con el tiempo) y su relación con una poderosa naturaleza (caracterizada como mágica, lo psicológico se ha tratado de comprender a través del alma y los espíritus que la trascienden, lo social como comunidades (aldeas) primitivas y lo tecnológico como las herramientas que permitían al hombre subsistir en un medio hostil. O sea que desde sus inicios el hombre ha sobrevivido gracias al uso de la tecnología.

 Si lo biológico y los psíquico forman parte del cuerpo humano (restringiéndonos solamente al cerebro y olvidando la interpretación antigua del alma), lo social no; este es considerado como externo al cuerpo, pero dada su importancia no se concibe al humano sin el factor social y su papel en la formación del individuo; lo mismo sucede con la tecnología. Hoy es imposible imaginarse al ser humano sin la tecnología y sus aplicaciones en las comunicación, en la educación, en el propio individuo: prótesis, espejuelos, lentes, dispositivos, etc.

Si no cambiamos nuestros conceptos sobre los factores que interfieren en el progreso humano y aceptamos el papel de la tecnología estaremos ignorando nuestra condición tecnológica y de cómo esta se ha ido integrando en nuestras vida y de cómo nos hemos ido manejando con las tecnologías sin dejar de ser humanos.

 Hoy algunos creen que hay que frenar el desarrollo de las tecnologías, esto seria como frenar el desarrollo social, frenar nuestra mente o frenar el crecimiento de nuestro organismo.