Libro: Crisis en el siglo XXI

Reseña del libro

Una de las mayores amenazas que enfrenta la humanidad consiste en la degradación del planeta y los efectos que se están produciendo por las acciones humanas dada su actitud irresponsable con la naturaleza. El libro comienza con el cuestionamiento realizado por Bucky Fuller: “El desafío: Si el éxito o el fracaso del planeta y de los seres humanos depende de cómo soy y lo que hago… ¿Cómo sería yo? ¿Qué haría yo?”.
A lo largo del libro en sus cuatro capitulo se reflexiona sobre los desafíos que enfrentamos y las crisis que se han producido y que se tornarán cada vez más compleja durante el siglo XXI.
En el capítulo I, se describe el desarrollo sostenible y sus acciones ante los efectos que estamos sufriendo desde un enfoque preactivo subestimando el papel de las tecnologías en los nuevos escenarios que se avecinan.
Precisamente en el capítulo II se toca el tema de las tecnologías y del conflicto que se establece entre el hombre y las máquinas y se retoma la vieja pregunta de si las máquinas superaran a los humanos y los riesgos que representa, para ello se adentra en el pensamiento de cuatro de los más significativos representantes del pensamiento tecnologista: Moravec, Kurzweil, Bostron y Warwick y sus planteamientos futuristas y el impacto que está teniendo la ideología transhumanista sobre la humanidad.
En el capítulo III se destaca la posibilidad de las tecnologías y su carácter emergente y la sinergia que está produciendo entre la nanotecnología, biotecnología, infotecnología y cognotecnología (NBIC), lo cual llevara a una aceleración de las tecnologías y al temor de que las tecnologías crezcan fuera de control lo cual lleva a la necesidad de aprender desde el presente a manejarse con las nuevas tecnologías y a establecer la base de cómo será la relación entre humanos y tecnologías.
El último se enfoca hacia lo que debería ser la mayor preocupación de nuestro tiempo: la crisis espiritual, como la semilla de todas las crisis. Se plantea la necesidad de una ética global y de principios éticos universales y la necesidad de una visión del futuro compartida y la búsqueda del crecimiento espiritual.
Este libro es el primero de una colección bajo el titulo: “Desafíos contemporáneos”, a este seguirán otros libros que irán tocando los diferentes desafíos que estaremos enfrentando a lo largo del siglo XXI.

Disponible desde aquí

Retomar el progreso humano

El hombre es capaz de trascender a la naturaleza, a la religión, a la sociedad y a la tecnología, de elevarse por encima de las superestructuras para alcanzar la espiritualidad pero esta no es una elevación individual sino una consciencia que se conecta a las demás consciencia es una unión espiritual que se convierte en un todo.

Al trascender a la naturaleza (los limites naturales) el hombre adquiría consciencia (autoconciencia) de si mismo como individuo pero su consciencia era demasiado solitaria y necesito de la religión para compartir su soledad y su angustia ante el poder que había adquirido. Con la religión el hombre compartía su fuerza interior con otra fuerza externa. Hoy el hombre ha creado otra forma de dependencia: la social y se sometió a la ley del mercado, del éxito, del consumismo, de la competencia, del placer, del individualismo y de la ganancia a toda costa. El hombre necesita nuevamente trascender su condición social y alcanzar una consciencia colectiva (transconsciencia).

Y es que el hombre en su evolución paso de animal a humano y ahora debe pasar de humano a SER humano, todo intento en esa evolución ha sido abortado por su condición animal aun latente que lo ha llevado al predominio de su instintos de dominio y poder. Mientras no evolucione y cambie su mentalidad siempre terminará abandonando su perfeccionamiento espiritual y su empatía social, y sustituyéndola por leyes (fuerzas externas) que lo llevarán a la competencia y la conquista de sus semejantes, de la naturaleza y de su propia condición humana.

Históricamente todos los intentos del hombre de transcenderse a si mismo espiritualmente y de alcanzar una consciencia colectiva han sido truncados por alguna fuerza externa, creada por el mismo, que ha terminado por someterlo.

Al igual que en las guerras donde el hombre ha ido pasando por diferentes etapas, desde la cuerpo a cuerpo hasta la no participación directa al ser sustituido por robots, en la producción también el hombre ha ido alejándose de su propia producción dejando atrás la manufactura de su producto para pasar por líneas de producción donde él es solo un engranaje hasta llegar, en un futuro, a ser totalmente sustituido por las máquinas.

Fromm

Erick Fromm, uno de los psicólogos más importantes del siglo XX, creador del psicoanálisis social y padre de la psicología humanista

Lo cual lo lleva a la enajenación, (siguiendo el pensamiento de Erick Fromm) a no sentirse como creador de sus propios actos, sino que sus actos y las consecuencias de ellos se han convertido en amo suyo. Se siente a sí mismo como un extraño. Esto tiene que ver con la aceptación de fuerzas externas que lo controlan y lo dominan en lugar de ser guiado por su propia fuerza interior.

Marx llama enajenación al estado del hombre en que sus propios actos se convirtieron para él en una fuerza extraña, situada sobre él y contra él, en vez de ser gobernada por él.

El humanismo debe convertirse en amor a la humanidad, en buscar desarrollar la fuerza interior y dejar de depender de fuerzas externas, en aceptar que creer en sí mismo lleva inevitablemente a creer en la humanidad, en sustituir la ideología individualista por una colaborativa, en buscar la cooperación no solo entre humanos sino, también, entre humanos y tecnología, y en desarrollar tecnología colaborativas que no faciliten relaciones sociales profundas que permitan crecer espiritualmente.

Es necesario alcanzar un perfeccionamiento espiritual, luchar por desarrollar todo el potencial del SER y liberar las mejores cualidades humanas e ir hacia una evolución verdaderamente humana. En lugar de poner las mejores cualidades humanas en un Dios, en el ser amado o en un líder, se deben colocar las mejores valores humanos en la humanidad como un todo (consciencia social), Es más; se deben colocar en nosotros mismo como individuos que tenemos una herencia biológica (instintos), que poseemos una espiritualidad, que vivimos en sociedad y nos manifestamos a través de nuestras relaciones (hoy superficiales) y que nuestro progreso humano depende de cómo seamos capaces de encarar los desafíos que encierra un progreso tecnológico cada vez más distante de nuestro propio progreso humano.

Ética y tecnología (1)

En nuestros días se hace cada vez más difícil la toma de decisiones, sobre todo elegir aquellas que son correctas, esta es una época de crisis, donde los valores espirituales, son sólo un adorno más, que se usa según convenga. Una época en la que el hombre parece haber perdido toda esperanza de ser y solo aspira a tener, a coleccionar cada vez más objetos. En este contexto social basado en la competencia, el súper consumismo, la injusticia social y la incomprensión de lo que es verdaderamente humano. Surge una nueva ideología con matices religiosos, que desde una visión tecnofuturista promete el ansiado paraíso en la tierra.

Por definición:
La Bioética es el estudio interdisciplinario orientado a la toma de decisiones éticas de los problemas planteados por los progresos médicos, biológicos y tecnológicos en el ámbito social, y su repercusión en la sociedad y su sistema de valores, tanto en el momento presente como en el futuro.

En este artículo nos dedicaremos a las partes señaladas en negritas

¿Por qué el futuro? Consideremos que una de las cualidades que adolece la ética actual es de una visión de futuro. Mientras los tecnofuturistas alertan sobre una aceleración tecnológica que, con el consentimiento de los humanos, se convertirá en una singularidad que cambiará a la sociedad y su sistema de valores, lo cual nos conducirá a una poshumanidad donde se fundan los humanos con la tecnología.

A los planteamientos iniciales de la Bioética escapaban las tecnologías no relacionadas con la biología, ya que su preocupación se concentraba en la ética médica y el mal uso de la biología, la bioquímica o la psicología. En cambio las investigaciones en otros campos sobre robótica o inteligencia artificial, escapan a su competencia. Por eso no es deextrañar que muchos de los tecnofuristas provengan de estas áreas puramente tecnológicas pero de gran incidencia sobre los humanos.

Mientras las legislaciones están más preocupadas por la genética y la biotecnología. Las ideas de los tecnofuturistas se centran más en la Inteligencia Artificial y en el surgimiento de máquinas superinteligentes, lo cual es visto como una fantasía salida de la ciencia ficción. En cambio los representantes de esta ideología se han tomado muy en serio su papel. Se creo la universidad para la singularidad, filmes sobre la singularidad, libros sobre el tema, narraciones, instituto de la singularidad, eventos sobre singularidad y son muchos los adeptos que se ganan por día. Cada vez se posiciona más en la mente de científicos, divulgadores, profesores, escritores, etc.

Actualmente en la Declaración Universal sobre Bioéticas y Derechos Humanos se incluye en el Articulo 1 (alcance), donde se dice: “La Declaración trata de las cuestiones éticas relacionadas con la medicina, las ciencias de la vida y las tecnologías conexas aplicadas a los seres humanos, teniendo en cuenta sus dimensiones sociales, jurídicas y ambientales”.

Ahora bajo el término de tecnologías conexas se incluyen todas las tecnologías actuales, relacionadas con el ser humano, que podrán producir cambios en su cuerpo o en su mente.

Los riesgos

En el Artículo 20 de la Declaración Universal de Bioética y Derechos Humanos en Evaluación y gestión de riesgos, dice: Se deberían promover una evaluación y una gestión apropiadas de los riesgos relacionados con la medicina, las ciencias de la vida y las tecnologías conexas.

Es necesario tener una interpretación correcta de los riesgos y sobre todo de la amenaza de una posible extinción de la especie humana.

La extinción humana (los riesgos o amenazas).

1. Directa: Dado el desarrollo actual de la tecnología podría suceder: una confrontación bélica, actos terroristas, tecnologías fuera de control, los cuales podrían llevar a la extinción de la especie humana.(destrucción del planeta)

2. Indirecta: Producto de la dependencia de las tecnologías en un mundo injusto basado en el poder hegemónico, la competencia y el súper consumismo, se hace inevitable el desarrollo incontrolable de la tecnología y su mal uso, trayendo como consecuencia el aumento de la contaminación del medio ambiental (degradación del planeta)

3. Autoextinción: Dado la filosofía del tener y el vació espiritual, la tecnología comenzará a invadir, cada vez más, el contexto humano por medio de prótesis, implantes, sustitución de órganos; con el fin de romper con los limites humanos, lo cual llevara al auto exterminio de la especie humana en aras de una nueva especie no humana (degradación de la naturaleza humana)

Estamos en la era de la tecnología y son muchos los que los que abrazan posiciones tecnofuturistas y creen que la solución a todos los problemas humanos están en la Ciencia y la Tecnología y afirman que la solución consiste en el desarrollo acelerado de la tecnología. Lo que quiere decir que debemos concentrar todos nuestros esfuerzos en desarrollar instrumentos, aparatos y máquinas cada vez más potente. La idea se sustenta en acelerar la tecnología para alcanzar una superinteligencia y luego fundirse con ella.

Ideología de los tecnofuturistas

1. Se basa en una ideología que sustituye a la fe religiosa, al prometer; curar a las enfermedades, eliminar a la vejez, alcanzar la vida eterna, etc. Alcanzar el paraíso en la tierra. (Manuscrito transhumanista).

2. Convencimiento de que el fin de la humanidad es inevitable y hay que intervenir y crear una nueva evolución artificial basada en la tecnológica. (La singularidad tecnológica).

3. Convencimiento de que la tecnología por si sola es capaz de resolver todos los problemas actuales de contaminación, pobreza, desigualdades, guerras. (Informes sobre las tecnologías convergentes).

La aceleración tecnológica. ¿Es posible una singularidad?

La singularidad plantea que el desarrollo de las máquinas es exponencial y su capacidad se duplica a una velocidad acelerada, lo cual conducirá a que las máquinas alcancen la capacidad del cerebro humano y luego la superen y afirman que esto debe acontecer a partir del 2025. Dado lo inevitable de este proceso, los tecnofuturistas afirman, que solo nos queda una alternativa fundirnos con la máquina. Proceso que será de forma paulatina, por medio de prótesis, implantes de chip en el cerebro, copias de zonas del cerebro, etc.

El transhumanismo es una ideología que trae nuevas esperanzas con matices religiosos de redimir al ser humano de su sufrimiento y promete alcanzar la gloria en la tierra. Lo preocupante es que hasta el momento no existe alguna alternativa sobre el futuro que tenga el encanto de la visión transhumanista.

Con respecto a la aceleración tecnológica, podemos no estar de acuerdo con el escenario de una singularidad que nos lleve a la fusión entre humanos y tecnología. Pero, dado el desarrollo actual es innegable que se están produciendo estos tres factores.

1. La aceleración tecnológica es una realidad. Antes llevar a la práctica una teoría llevaba años, hoy lleva meses, mañana llevará días u horas.

2. Integración (más bien invasión) de las tecnologías en la naturaleza, la sociedad y en nuestras vidas es cada vez mayor.

3. La convergencia de las tecnologías y la sinergia entre nano, bio, info y cogno (NBIC) Lo cual traerá un impacto de consecuencias impredecibles.

Tampoco se puede negar el hecho de que la tecnología es cada vez más autónoma e inteligente.